Los 'M&N'

En el mediterráneo gusta el tenis. Y mucho. No solamente porque los únicos tres números uno que ha tenido este país hayan nacido en costa limítrofe a esas aguas, sino porque un gran número de grandes tenistas españoles son de regiones mediterráneas. Tommy Robredo, Álex Corretja, Juan Carlos Ferrero, David Ferrer… Y la saga sigue.

Esta semana se disputa el ATP 500 de Hamburgo y en él participará Rafa Nadal. Pero la principal novedad no es su participación, que también. Como novedad está la participación de Jaume Antoni Munar. El santanyier disputará su segundo partido en el circuito profesional en singles, tras debutar hace tres meses en el Conde de Godó. Volverá a jugar un partido en el circuito profesional siendo ya mayor de edad y, de nuevo, en tierra batida. Hace apenas un año cayó en la final de Roland Garros júnior y desde entonces su progresión ha ido creciendo de forma exponencial. Dos años atrás ganó la Copa Davis júnior, este año fue convocado por Conchita Martínez para disputar la eliminatoria frente a Rusia y hace menos de un mes se proclamó campeón de España.

Jaume Munar, Nadal y Moya durante un reportaje/ Punto de break

Un juvenil con una progresión enorme que va quemando etapas de cara a su formación. Cuando ganó la Copa Davis hace dos años se temía que se le quemara muy rápido, pero la madurez de Munar ha sido clave para que su prematuro debut en ciertas competiciones no le perjudique. “Me sorprende estar en una rueda de prensa con tantos periodistas. Pero los pies en el suelo, que no he hecho nada aún. A seguir trabajando, que es lo que hace falta para llegar arriba”. Eso decía en una entrevista a los compañeros de Tennis Topic hace un año.

Y es que las comparaciones son odiosas. Siendo mallorquín es inevitable que se le compare con Carlos Moyá o Rafael Nadal. Seguramente el pobre Munar no puede haber tenido más mala suerte al tener que compararle con el mejor deportista español de la historia. O quizás no. Un orgullo. Es evidente que será una losa a la que deberá acostumbrarse a llevar a sus espaldas. Nacer en la misma isla que el primer número uno ATP español y el mejor deportista español de la historia es muy duro en cuanto a la presión. Moyá se metió entre los 20 primeros con 20 años y Nadal con 19 ya había ganado un Roland Garros y una Davis.

A Jaume Munar hay que dejarle que vaya quemando etapas de su formación. Con 18 recién cumplidos ya sabe lo que es ganar una Copa Davis júnior y llegar a la final de un Roland Garros júnior, aparte de ser campeón de España. No hay un modelo de deportista concreto en cuanto a la formación. Cada deportista llega cuando llega y de forma diferente. Lo único que está claro es que con él el futuro del tenis español está en muy buenas manos. Pero no nos distraigamos hablando del futuro, disfrutemos del presente. Para empezar, esta semana tendremos ración doble: Munar jugará en individuales contra Guillermo García López y en dobles contra la pareja Bolelli-Fognini. Y no puede debutar en dobles con mejor maestro: Rafa Nadal. En acción, los 'M&N'

Con la tecnología de Blogger.