No dejéis de jugar, niños

Si bien en 1898 encontramos a unos señores que hacían de cada palabra un torrente enorme de sensaciones a los que se les denominó como la Generación del 98, desde el domingo podemos hablar de otra generación que hace poesía en el siglo XXI: la del 96.  Sí, la de Marco Asensio, de Dani Ceballos, de Sivera, de Pedraza o de Nahuel Leiva. Además de varios chicos del 97, como Jesús Vallejo o Borja Mayoral. Muchos de ellos ya son o han sido jugadores insignia de sus equipos esta temporada. Por ejemplo, Marco Asensio en el Mallorca, Dani Ceballos en el Betis o Vallejo en el Zaragoza. Jugadores a los que la crisis que atraviesan sus equipos les ha dado una oportunidad y la han aprovechado.

El domingo, todos ellos se juntaron bajo la batuta de Luis de la Fuente para dar un golpe de efecto a sus carreras y conseguir el décimo Europeo Sub-19 (contando los formatos anteriores) para que así España adelantara a Inglaterra y se convirtiese en el país que más veces ha ganado este torneo. No obstante, el ser el país con más copas juveniles en las vitrinas no es más que una anécdota.

El delantero madridista Borja Mayoral, celebrando el primer gol de la final/ UEFA.COM

Ante el mar de dudas que genera el futuro de la absoluta, podemos estar esperanzados con este grupo de chicos. Evidentemente, no todos llegarán. En el año 2006, la Sub-19 que dirigía Ginés Meléndez ganó esta misma competición a Escocia por 1-2. Y en esa final estuvieron Canella, Marc Valiente, José Ángel Crespo, Marc Pedraza o César Díaz. ¿Alguien es capaz de situarlos?

Hay veces en que para muchos jugadores las categorías inferiores y la absoluta son dos mundos muy diferentes. De hecho, suele ser lo más habitual. La mayoría de los jugadores que juegan en Primera división han sido convocados, como mínimo una vez, con las categorías inferiores de La Roja. Pero lo que te lleva a seguir yendo a la selección en categorías superiores es el talento y la regularidad, además de la cabeza. Y varios de estos jugadores, en especial Marco Asensio, tienen dos de esos tres atributos: el primero y el último. La regularidad la irá ganando con el tiempo.

Estos jugadores son la base de futuro de la selección. Quizás la absoluta se encuentre ahora mismo en tierra de nadie o entre dos generaciones, dejando la de Casillas, Xavi e Iniesta y esperando la llegada de los Mayoral, Asensio y Ceballos. Lo cierto es que en el fútbol es clave saber llevar bien los tiempos en esta edad, puesto que la explotación prematura del jugador ha hecho que grandes jugadores que iban para estrellas se hayan quedado en jugadores buenos. No sabemos si será el año que viene, dentro de tres o de cinco que recibirán la llamada del seleccionador de la absoluta, pero, mientras tanto, hacednos disfrutar y no dejéis de jugar, niños.

Con la tecnología de Blogger.