Bueno, bonito, barato

“Me gustaría probar la Liga española”. Eso decía Rolando Bianchi en diciembre de 2007 a los compañeros de La Gazzeta dello Sport cuando jugaba en el Manchester City de Sven-Göran Eriksson. Estaba en el club citizen gracias a los registros conseguidos la temporada anterior en el Calcio con la Reggina. Dieciocho goles que le situaron por delante de jugadores como Ibrahimovic o Luca Toni y le convirtieron en el jugador revelación de la temporada en Italia. A partir de ahí le empezaron a aparecer más novias que a Kiko Rivera: Atlético de Madrid, Juventus, Lazio, Inter, Málaga o Sevilla…Hasta que llegó el Manchester City y desembolsó 13 millones de euros para llevárselo. Su deseo llega con ocho años de retraso. Pero llega.

Bianchi ha desarrollado el noventa por ciento de su carrera en Italia. Ha pasado por hasta seis equipos (Atalanta, Cagliari, Reggina, Lazio, Torino y Bolonia) y entre estos equipos ha marcado más de cien goles. En el Manchester City consiguió seis goles en veintisiete partidos. En Deportes COPE Mallorca tuvimos la ocasión de hablar con su representante, su hermano Riccardo Bianchi y no nos desmintió que tuviese más ofertas, aparte de la del Mallorca: “la prioridad de Rolando es el Mallorca”, le contó a Jordi Jiménez. Pese a la pobre temporada que hizo el italiano en  Atalanta, han sonado varios equipos para hacerse con sus servicios, como Bari o Chievo Verona. Por lo tanto, pese a todo tiene un gran cartel.

Rolando Bianchi, con camisa blanca, en la presentación junto a Utz Claassen

El hecho de que haya jugadores como Kalu Uche, Verdú o Jeffren Suárez sin equipo hace que la afición bermellona no reciba al lombardo con la ilusión que merece. ¿O sí? En la presentación del jugador en la tarde del viernes en Son Moix se colaron cerca de 30 aficionados que le ovacionaron en la sala de prensa y en el terreno de juego. Y es que lo desconocido, para bien y para mal, genera dudas. Por Bianchi el City pagó más de diez millones de euros y el Torino siete millones al club inglés en 2008 por hacerse con sus servicios. Un jugador que ha mamado las categorías inferiores de la selección azzurra y que anotó siete goles en trece partidos con la Sub-21 en 2004. 

Con una hora de retraso se ha sentado el italiano en la silla central de la sala de prensa del Iberostar Estadio, camisa blanca y vaqueros apretados. Durante su discurso se han oído dos palabras claves: goles y ascenso. Mejor dicho, ganar il campionato, que ha repetido en varias ocasiones en un mezclado italoespañol. "Estoy en el Mallorca porque es un año especial y porque el año que viene quiero jugar contra equipos de Primera División". Así de ambicioso y sin cortarse un pelo contestaba una de las primeras preguntas. Ha reconocido que "tengo 32 años y no me queda mucho tiempo de jugar al fútbol. En el Mallorca quiero disfrutar y sentirme importante". 

Rolando Bianchi posando para los medios gráficos tras su presentación

Ha llegado Rolando Bianchi y con él se da por zanjada la línea de ataque con el único interrogatorio de Ariel Ibagaza, que llegaría el lunes. Ahora solo queda reforzar la retaguardia. Con el italiano el salto de calidad es evidente. Aporta ilusión, ganas tras haber pasado un mal año, compromiso y ha enganchado a la afición, que es fundamental. Un jugador de Primera para el Mallorca. Técnicamente no ha de demostrar a nadie que es bueno, su look muy italiano le hace bonito y su coste cero le hace barato. Justo lo que necesita el Mallorca para enganchar a la gente. 

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.