Estreno estéril

Ha concluido la primera jornada liguera y a muchos nos ha quedado la sensación de espesor. Espesor porque solo dos de los cinco primeros de la temporada pasada han ganado en Primera. Espesor porque los equipos que han ganado están disconformes por cómo han jugado (Espanyol o Atlético, por ejemplo). Espesor porque solo se han marcado doce goles. Solamente nueve  de los veinte equipos han sido capaces de cantar gol. Y espesor porque en Segunda ha habido más tropiezos que en el Grand Prix. Solo un equipo play-off de la temporada pasada ha ganado: el Girona. 


Una buena defensa no siempre es un buen ataque

Dicen que toda defensa es un buen ataque...Menos para el Madrid de Rafa Benítez. No solo el equipo mostró confusión en Gijón a la hora de atacar, sino que además los dos buques en el ataque madridista se estorbaron con el nuevo sistema. Si bien en los primeros partidos de pretemporada el equipo daba síntomas de ser un equipo rocoso y atractivo de ver, desde el partido contra el Bayern de Pep Guardiola da la sensación de que el equipo ha ido involucionando. Se concede menos en defensa, pero ¿a cambio de qué? De atacar peor, más desorganizado y con jugadores clave como James en el banquillo. ¿Compensa el cambio? ¡Rafa, no me jodas!

Cristiano Ronaldo, en un lance del partido contra el Sporting/LFP

Alerta amarilla para el Mallorca

La temporada del Centenario ha comenzado con un Alcorconazo. Un rival farragoso que ha servido para descubrir las carencias que tiene el equipo: un central, un organizado o mediapunta pasador (Ibagaza me vale) y un killer del área. Utz Claassen y Miguel Ángel Nadal, sobretodo este segundo, tienen menos de una semana para dar salida a los descartes, que no son pocos, y acabar de acoplar al equipo. En el patio hay muchos caramelos, pero no hay que llegar tarde al reparto. Es el momento de que Claassen apoye económicamente las contrataciones de Borja Viguera y Joan Verdú. Dos jugadores, por dar dos nombres, que darían un salto de calidad a la plantilla indiscutible. De momento, el siguiente será Rolando Bianchi, que en España será como un huevo Kinder. Sin embargo, la afición ha de dar el ingrediente más importante al equipo que se está cociendo: la paciencia. Los noventa días de cortesía de los que hablaba Fabio Capello o los diez partidos de Schuster. Dar un tiempo para que el equipo se acople. Este año no hay ruido institucional y, al final, se ha hecho un equipo nuevo. 

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.