El Mallorca encuentra el juego antes que el gol

Lejos de lo que lleva sucediendo estas dos últimas campañas, el Mallorca parece haber cambiado la dinámica derrotista a merced de varios empates y varias derrotas. Son varios los síntomas que lo hacen pensar: solo ha encajado un gol en los cinco partidos que ha jugado en casa, se ve más fluidez a la hora de elaborar sacando el balón desde atrás...Y tras dieciséis partidos sin ganar jugando a las doce ha vuelto a sumar los tres puntos. Además, siendo superior a un Almería que ha sido poco ambicioso en el Iberostar Estadio. 

Si en la temporada de José Luis Oltra el Mallorca encontraba el gol antes que el juego ahora es justo al revés. Hay un desequilibrio entre los goles que se marcan y el juego que se hace. Los bermellones crean muchas ocasiones de gol pero les cuesta un mundo mandar el balón al fondo de la red. Prueba de ello son las estadísticas que, como la prueba del algodón, no engañan. Y las estadísticas dicen que solo el Athletic B ha marcado menos goles en lo que llevamos de competición que los hombres del Chapi Ferrer

Llegados a este punto me pregunto: ¿qué prefiero, tener pegada y no saber ni defender ni atacar -como hace dos años- o ser un equipo ordenado y compacto y que cueste marcar? Aunque la primera opción parece muy golosa porque los goles son lo que dan los puntos, me quedo con la segunda. Hace dos temporadas el Deportivo de La Coruña de Fernando Vázquez subió directamente a Primera División con un, a mi juicio, pobre bagaje ofensivo. En cuarenta y dos partidos solamente fue capaz de anotar cuarenta y ocho goles. Una media de apenas un gol por partido. Pero su defensa fue lo que decidió el ascenso encajando solamente 36 goles. ¿Por lo tanto, qué preferimos?

Los jugadores del Mallorca celebrando el gol de Brandon / Imagen: LFP

El año pasado dije que a un equipo hay que evaluarlo a partir de una estabilidad institucional y con un margen de tiempo de trabajo. Esta estabilidad institucional ya se tiene y el trabajo del cuerpo técnico, parece, está dando sus frutos. Sin embargo, la figura del entrenador es más importante en Segunda que en Primera. En la Liga Adelante un entrenador gana más partidos que en la máxima categoría. Prueba de ello son las dos últimas actuaciones del técnico mallorquinista, cuyos cambios han dado un rendimiento más que excelente que han servido para sumar cuatro puntos de seis. Pero voy todavía más allá. Creo que un entrenador a día de hoy, más que saber de fútbol, que también, ha de ser capaz de motivar y saber transmitir a sus jugadores. La faceta psicológica del entrenador es el fuerte del perfil de entrenador de hoy en día. En esto, Ferrer parece que también lo domina.

Contra el Almería, al igual que la primera parte contra el Mirandés (pese a que muchos discrepaban) vi a un Mallorca que hacía lo que tenía que hacer, atacar e insistir, pero que le faltaba una marcha más. Creo que no se puede reprochar ni la actitud ni el desgaste de los jugadores que en los últimos partidos está siendo excepcional. Brandon está llamado a ser una de las revelaciones de la temporada, Rolando Bianchi un jugador que aparte de goles aportará muchísimo trabajo y desgaste para los centrales rivales. Biel Company, al igual que Campabadal, se está consolidando como un gran carrilero que tiene claras las prioridades: primero defender y a partir de la defensa crecer en ataque. A Javi Ros no le ha podido sentar mejor el cambio de sistema. Más cerca del área, con más libertad y con menos tareas defensivas que le permiten llegar fresco a los últimos metros. Al igual que Sissoko. En definitiva, creo que se está cociendo un cambio de dinámica que este mediodía podría haber dado el pistoletazo de salida venciendo a un rival, que, pese a la clasificación, tenía talento de sobra para haber humillado al Mallorca como lo hizo el Valladolid o el Zaragoza años atrás. Sin embargo, esto no ha sucedido, se ha ganado. Se dan todos los síntomas para que estemos en pleno cambio de tendencia. 

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.