Ipurúa como medicina

El Real Madrid se reconcilió con la victoria en Liga en Ipurúa tras tres semanas muy movidas. Con muy poco al equipo de Benítez le bastó para sacar los tres puntos ante un Éibar muy inteligente. El juego de los blancos no fue para tirar cohetes (fruto de ello es que los dos goles tienen su origen a balón parado) pero se ganó, que, a fin de cuentas, es el primer paso para sobreponerse a cualquier contratiempo en un equipo. Kovacic volvió a tener buenos minutos y Cristiano y Bale se reencontraron con el gol. La otra cara, Carvajal, que tuvo que ser sustituido. 

El Éibar demostró ser un equipo que conocía sus limitaciones y construyó su juego partiendo de ese punto. Durante los primeros minutos del encuentro procuró tener el balón y llegar al área elaborando. Optaron por el fútbol táctico antes que el fútbol físico, donde sabían que los blancos eran superiores. El Madrid, por su parte, empezó con sus jugadores más desequilibrantes en el banquillo y eso lo notó en su juego. Sin Marcelo ni Isco al Madrid le costó profundizar sus jugadas. Aun así, Cristiano y Bale gozaron de dos ocasiones claras para aumentar la distancia del marcador. Los blancos se irían al descanso por delante tras un gol de Bale, que tres meses después lograba marcar en Liga. El gol fue fruto de una conexión Tottenham: balón que cuelga Modric y el galés se adelanta a Riesgo para poner por delante a los blancos.  

Los jugadores del Real Madrid, celebrando el primer tanto / Imagen: LFP

La segunda mitad siguió con la misma tónica que la primera, solo que con el equipo armero intentando elaborar todavía más bajo la batuta de Adrián González. Ninguno de los dos equipos se arrugó. A los cinco minutos, un pase de Carvajal a Bale acabó un con centro del galés a Cristiano donde el portugués por poco anotó de chilena. Los armeros respondieron con balones al área buscando la cabeza del menorquín Sergi Enrich. Sin embargo, en el minuto 63 llegaría una de las jugadas polémicas del encuentro. Un centro al área de Kovacic donde Juncà empuja por la espalda a Cristiano, jugada en la que el portugués pidió penalti. Sinceramente creo que el penalti podía pitarse o no. Era interpretable. Un minuto después, Benítez daba entrada a Lucas Vázquez para meter profundidad y buscar el segundo en detrimento de James.

A veinte minutos del final, Cristiano volvería a tener otra ocasión clara para estrenar su cuenta goleadora. Un buen pase en profundidad de Lucas le dejaba solo frente a Riesgo y el portugués no acertaba con su disparo. Un minuto después lo volvía a intentar con un remate de cabeza tras un saque de esquina pero su cabezazo se marchó desviado. Quedaba claro que no tenía su día. Con el paso de los minutos el Éibar fue enfriando el partido y eso lo aprovechó el conjunto madridista para ganar la posesión minuto a minuto. Rafa Benítez aprovechó para dar descanso a Kovacic y dar entrada a Casemiro para acabar de asegurar la posesión. Un Kovacic que volvió a hacer un partido bastante correcto y donde cerca del área creó peligro. A diez minutos para el final, Lucas sacaría un penalti de una buena carrera. Ocasión que aprovechó Cristiano para engañar a Asier Riesgo y sentenciar el encuentro. Sin embargo, Carvajal haría saltar las alarmas a cinco minutos para el final tras pedir el cambio. 

El Real Madrid se reconcilió con la victoria en Liga tras dos derrotas seguidas y consiguió parar la hemorragia goleadora tras tres partidos consecutivos encajando. Además, los dos buques, Cristiano y Bale volvieron a anotar. El próximo compromiso es el Cádiz en Copa, donde, en principio, el Madrid no debería pasar demasiados apuros para ganar a un 2ªB y recuperar poco a poco la normalidad. Eso sí, el juego del equipo todavía tiene mucho margen de mejora. 

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.