Trámite que acaba en pesadilla

Por encima del partido del Real Madrid, si no me falla la memoria, este miércoles 25 de noviembre ha sido un día histórico en el mundo de la radio. Soy joven y nunca había visto (ni mis padres me han contado) que un presidente del gobierno se sentase enfrente de un micro radiofónico para comentar un partido de Champions League. Pues hoy ha sucedido. Mariano Rajoy se ha sentado en los micrófonos de Tiempo de Juego, en Cadena COPE. Entiendo que estemos en pre-campaña electoral y los políticos aprovechen todos los detalles posibles para conseguir votos. Pero, como a mí la política me gusta entre poco y nada, lo veo como algo anecdótico y gracioso. De hecho, estaría bien que la clase política se acercase más a la gente a través de iniciativas como ésta. La ciudadanía conocería mejor a sus dirigentes.

Sobre el partido, en la primera parte compareció un equipo replegado, más junto y con tres marchas más que el sábado. Como si el partido del sábado no hubiese tenido lugar. Ya lo decía el presidente Mariano Rajoy , el equipo está mejor que el sábado, con más alegría. Kovacic ocupó muy bien el centro del campo y fruto de la buena sintonía con Modric llegó el primer tanto del encuentro, obra de Cristiano. El Madrid pudo aumentar el marcador, al igual que el Shakhtar pudo empatar en varias ocasiones. La mala noticia del Real Madrid en esta primera parte fue Raphael Varane, que a la media hora abandonaba el terreno de juego debido a una lesión muscular. Da la sensación de que el Real Madrid no recupera defensas ni a base de Actimel. Si bien el sábado cayó Marcelo, en esta ocasión fue el francés. A medida que fue avanzando la primera mitad el Madrid se sentía de cada vez más incómodo con el balón y el Shakhtar se acercaba cada vez con más peligro. Aprovechaba la brevedad de la posesión blanca para robar cerca del área visitante. Cuando apenas quedaban dos minutos para llegar al descanso, Kiko Casilla salvó el empate local. 

Luka Modric celebra el tanto que marcó / Imagen: Real Madrid

La segunda mitad comenzaría con dos goles en apenas dos minutos de los de Benítez para poner el candado a la primera plaza del grupo. Modric anotaría el segundo tanto a los cinco minutos de encuentro. Un minuto después, Carvajal marcaría uno de los mejores goles de la Champions. Una jugada entre Cristiano y Carvajal por la banda derecha acabaría con una magnífica vaselina del madrileño por la escuadra ucraniana. A partir de ahí el partido entraría en un escenario distinto. El Madrid, destensado, buscaba a través de contras marcar más goles y el Shakhtar tiraba de orgullo para intentar llegar al área de Kiko Casilla. En el minuto 70, una carrera de Gareth Bale por la banda izquierda, su posición original, acabaría con un pase de la muerte a Cristiano Ronaldo para que el portugués anotase el cuarto. 

Ya lo decía Rajoy, por la izquierda Bale es más peligroso que Pablo Iglesias. Ocho minutos después, Casemiro, que ayudó a Modric a  completar uno de los mejores partidos de la temporada del croata, provocaría un penalti sobre Taison que Teixeira transformaría en el (parecía) tanto del honor del conjunto ucraniano. Pero aquí no acabaría todo. El Shakhtar acabaría el partido atacando y poniendo en serios problemas a la zaga blanca. Fruto de la insistencia local llegó el segundo tanto ucraniano, gracias a un remate de Dentinho solo en el segundo palo. Los últimos minutos del encuentro serían todo una pesadilla para los blancos. En apenas diez minutos encajaron tres goles. Al Real Madrid le entró el miedo y fue incapaz de aguantar el balón ante la presión de los locales. Además, el miedo les hizo recular hasta el borde de su propia área. Álex Teixeira anotaría el tercer tanto ucraniano, segundo en su cuenta particular.

El Real Madrid afrontaba este encuentro con la motivación de hacer olvidar la pésima imagen que se dio el pasado sábado en el Clásico. Y la verdad es que dejó pocas luces y muchas sombras, sobretodo en defensa. En los últimos tres encuentros, los de Benítez han encajado diez goles, cinco de ellos durante la segunda mitad. Lo que con 0-4 parecía un bálsamo de ensueño para recuperarse de la goleada del Barça acabó convirtiéndose en una pesadilla. El próximo rival será el Éibar en Ipurúa. Mucho tiene que mejorar este Madrid para tener opciones reales de ganar algún título, porque a día de hoy, el único argumento al que uno podía agarrarse (la seguridad defensiva) está en entredicho.


No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.