A Christmas Carol

La historia es tan dramática como enternecedora. Propia de un cuento de Navidad. En este caso, no hay ni un Ebenezer Scrooge, ni un fantasma del futuo, ni un Jacob Marley. El protagonista de esta historia es Haidar, un niño libanés que el pasado viernes 18 de este mes conoció al que es su ídolo: Cristiano Ronaldo. Hasta aquí podría parecer una historia de tantas de un niño que cumple el sueño de conocer a su ídolo. Pero el trágico contexto que lo envuelve es lo que le da sentido a ese maravilloso gesto del club blanco y, en concreto, de su presidente. 

El pasado mes de noviembre (justo 24 horas antes de la masacre de París) se produjo un doble atentado en una mezquita del barrio chií Bourj el Brajneh, en Beirut (Líbano), donde Haidar, este pequeño de apenas tres años perdió a su padre y minutos después se confirmó que también a su madre. En cuestión de minutos este libanés con toda la vida por delante se había quedado huérfano.  Las fuerzas de seguridad del país junto con una serie de voluntarios rescataron a Haidar de debajo de los escombros. Aunque pareciese increíble el niño estaba con vida. Fue fotografiado vistiendo la camiseta rosa del Real Madrid tras el atentado. La periodista libanesa Rana Harbi dio a conocer este hecho a través de las redes sociales. A raíz de lo acontecido comenzó una campaña para que llegara a oídos de la cúpula del conjunto blanco y de la estrella portuguesa para ayudar a cumplir el sueño del pequeño musulmán. 


Haidar, tras el atentado (izq.) y tras conocer a CR7 (der.)/ Imagen: El Mundo

Esta fotografía llegó hasta los despachos del Santiago Bernabéu. El máximo mandatario blanco, Florentino Pérez, no dudó en poner todos los medios necesarios para volver a dibujar una sonrisa en el rostro de Haidar tras la tragedia que había sufrido. Y la cita fue el viernes. Dicho día la entidad madridista celebró la tradicional comida de Navidad en la que se juntaron las secciones de fútbol y baloncesto para inaugurar estas fechas tan señaladas. Florentino Pérez recibió a Haidar en la sala de juntas del estadio Santiago Bernabéu, previo inicio al almuerzo, y no sólo le enseñó todo el palmarés madridista, sino que lo llevó  hasta el final de la sala, dónde le esperaba su ídolo: Cristiano Ronaldo. El luso se fundió en un abrazo con el niño, que nada más darse cuenta de con quien estaba se echó a llorar. El propio presidente le regaló una camiseta del club.  

Pero la sorpresa del chaval no se consumiría en un solo día. El sábado acudió con sus familiares a la ciudad deportiva de Valdebebas para contemplar el entrenamiento del primer equipo previo al encuentro contra el Rayo Vallecano. Tras poder ver a CR7 en acción, visitó la residencia que tiene allí el primer equipo. El domingo, Haidar volvió al Santiago Bernabéu para presenciar el Real Madrid - Rayo Vallecano. Y la verdad es que fue un espectador privilegiado, puesto que presenció la mayor goleada en cincuenta años de su equipo. Doce goles en total, con remontada incluida. Casi nada. Tras el encuentro, bajó al vestuario blanco, donde le recibieron los jugadores y se llevó una camiseta firmada por toda la plantilla. 

En reiteradas ocasiones, Florentino Pérez ha dicho que el Real Madrid es un club universal y ejemplar. Debajo de la manta de billetes, en el Real Madrid hay un sentimiento de solidaridad tremendo que desde el exterior se desconoce. No es la primera vez que sucede. Los blancos, y concretamente su presidente, llevan meses teniendo detalles de esta clase con refugiados. En esta ocasión, el Real Madrid se puso el traje de Papá Noel para hacerle un regalo inolvidable al pequeño Haidar. Un regalo que le ayudó a evadirse por unos instanes de que se había quedado huérfano. 

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.