El Madrid no se hace el sueco

Pese a que se presentaba el partido de mero trámite, el Madrid no quiso hacerse el sueco. Los blancos tenían una clara asignatura pendiente: las segundas partes. La primera mitad contra el Getafe fue convincente, pero la segunda tuvo altibajos. Y contra el Malmö el caudal ofensivo blanco duró los noventa minutos. Cristiano estuvo de récord. Récord de goles en la fase de grupos, con once tantos.

El Real Madrid comenzó el partido atacando de forma convincente la portería de Wiland. Los blancos se encontraban cómodos en el terreno de juego y gracias a la buena colocación de Kovacic y Casemiro en el medio y la movilidad de Benzema, Cristiano e Isco se produjo un importante caudal ofensivo. Dicho caudal ofensivo se tradujo en el primero gol local a los doce minutos de encuentro. Un centro de Cristiano que remató de forma rasa Isco y que sacarían los suecos bajo el larguero, lo aprovecharía Benzema para abrir la lata. A medida que avanzaban los minutos el Madrid se iba gustando. Presionaba arriba, recuperaba el balón rápido tras pérdida y cerca del área  y combinaba al primer toque cerca del área. 

En el minuto veintitrés, el Real Madrid anotaría el segundo tanto utilizando la misma arma y los mismo protagonistas que en el primero: centro de Cristiano Ronaldo y remate impecable de Benzema por la escuadra. Los suecos intentaban hacer daño por la banda derecha pero se encontraron con un gran Danilo tanto en el aspecto defensivo como ofensivo, además de un Pepe colosal. En el minuto 37, Arbeloa recibía una falta al borde del área sueca. Esa falta, Cristiano aprovecharía para anotar el tercer tanto. Sí, de falta directa. Con este gol, el portugués anotaba su décimo tanto de falta en Europa y se ponía a solo uno del máximo anotador, que es Del Piero (según MisterChip). La primera mitad acabaría con una gran jugada de Isco que acababa con un remate alto de Cristiano Ronaldo. Los blancos se iban al descanso con tres tantos en el marcador, que podían haber sido seis perfectamente.


Danilo y Benzema celebran un tanto durante el partido / Imagen: MARCA

La segunda mitad arrancaría con la misma tónica que la primera. El Real Madrid venía desatado de la primera mitad y el Malmö seguía igual (o peor) de tímido y estéril que el primer envite. Fruto de la electricidad en el juego madridista llegarían dos tantos de Cristiano en apenas tres minutos. Un disparo blanco en el área lo aprovecharía el portugués para, al más puro estilo Raúl González, empujar el rechace y anotar el cuarto tanto. Dos minutos después, un pase de Isco para Danilo lo aprovecharía el brasileño para meter un pase raso al punto de penalti y Cristiano , tras pelear el balón, anotaría su particular hat-trick

Pero el quinto gol blanco no acababa el asedio local. Nueve minutos después de conseguir su particular triplete anotaría el cuarto. Un pase de la muerte de Isco al punto de penalti se anticiparía el portugués para anotar el cuarto tanto de su cuenta particular. Los suecos perseguían sombras y defendían con la mirada. Y los de Benítez lo aprovecharían para seguir buscando la portería contraria como si fuesen buscando una remontada. Mateo Kovacic llegaría en segunda línea para, a falta de veinte minutos para el final, anotar el séptimo tanto blanco. Para acabar, Benzema cerraría la cuenta goleadora sólo cuatro minutos después. 

El Madrid ha anotado doce goles en sólo dos partidos. Pero los números no han de desatar la euforia en exceso. Benítez ha de saber llevar al grupo en estos momentos. El técnico blanco se llevó la segunda gran pitada en apenas cuatro días. Estas dos goleadas no cicatrizan los puntos perdidos contra Sporting, Málaga o Barça. Si el Bernabéu pita a su técnico no es por sus ruedas de prensas. Es porque se ha fallado en los partidos clave, porque los resultados han acabado de destapar las carencias del equipo. No sé si a raíz de estas dos goleadas se va a cambiar la dinámica, pero un equipo siempre cura mejor sus heridas con victorias. Y más con victorias como éstas. 

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.