Un 2015 para encerrar el pasado y un 2016 para encender las luces del Centenario

En las oficinas de Son Moix el 2015 comenzó con mucha expectación. El club se encontraba en medio de un proceso de ampliación de capital y, tras varios años de guerras de trincheras en la planta noble se habría la posibilidad de que, por fin, hubiese un accionista mayoritario. El cinco de enero, día en que acababa el plazo para participar en la ampliación de capital, Utz Claassen compró las acciones del grupo Wizard Mallorca, que poseía el 46% del accionariado, junto con el 3,7% de Miquel Coca. De esta forma, el alemán se convertía en accionista mayoritario de la entidad. 

En lo deportivo, el equipo comenzó el año venciendo al Albacete con un gran Marco Asensio, que un mes antes había cerrado su fichaje por el Real Madrid para las próximas seis temporadas. El Mallorca se embolsó cerca de cuatro millones de euros por el traspaso. El nuevo accionista mayoritario se estrenó con empate en Girona, pero en casa hizo bueno el modificado refrán "accionista mayoritario nuevo, victoria segura". Fue contra el Mirandés. Esa victoria situaba a los de Valery Karpin a cinco puntos del play-off viéndose una mejora en la imagen del equipo. Pero la prueba del algodón llegaría durante las próximas dos semanas, cuando los bermellones recibiesen al Valladolid (3º)  y visitaran Las Palmas (1º). Y el algodón no engaña. La ilusión que había generado el comenzar el año con dos victorias y un empate se desvaneció con la manita que le endosó el Valladolid de Rubi a los mallorquinistas. Exhibición de Jonathan Pereira y de Óscar. Una semana más tarde, los bermellones caían en Gran Canaria y volvían a mirar abajo.

Con plenitud de poderes, tras la jornada 24, Utz Claassen decidió destituir a Karpin y le sustituyó quien había sido apuesta inicial de Miguel Ángel Nadal, pieza clave del proyecto del alemán: Miquel Nanu Soler. El efecto Soler duró cuatro partidos, en los que se consiguieron tres victorias (contra Osasuna, Barça B y Zaragoza) y un empate (contra Recreativo en el estreno del catalán). El Mallorca cosechó seis jornadas seguidas sin ganar y, sumado a la división de opiniones que había en el vestuario sobre el entrenador, poco a poco se fue confirmando su no continuidad en el banquillo de Son Moix. 


Biel Company, durante un entrenamiento en pretemporada

Tras acabar la temporada decimosexto, con cuarenta y ocho puntos, el Mallorca cerraba una temporada de transición y pasaba a preparar la temporada del centenario. A principios de junio se barajaron varios nombres para el banquillo, algunos de ellos se entrevistaron con el máximo accionista: Juan Antonio Anquela, Quique Setién, Fernando Vázquez...Y Albert Chapi Ferrer. Fue éste último quien pisó la sala de prensa del Iberostar Estadi el sábado 20 de junio para ser presentado. El técnico catalán llegó con un discurso consensuado con la dirección deportiva y optimista: "El único objetivo ha de ser subir a Primera". El nuevo técnico estuvo acompañado en la sala de prensa por el presidente Utz Claassen, por el vicepresidente, Monti Galmés, Miguel Ángel Nadal y quien iba a ser su ayudante, Pepe Gálvez. "Voy a exigir el máximo esfuerzo a los jugadores; en Segunda primero se ha de correr y después hay que jugar". 

Sin demasiado convencimiento entre los aficionados, el Chapi se ponía las botas (y nunca mejor dicho) para arrancar una pretemporada especial que recorrería tierras alemanas y en la que destacarían dos nombres por encima de los demás: Brandon y Damià Sabater. El primero parecía claro que se quedaría en el primer equipo, pero el segundo fue la revelación de la pretemporada y le sirvió para asentarse en el equipo de Ferrer: "Damià ha hecho una pretemporada espectacular y tendrá más minutos de los previstos", decía el técnico el pasado 20 de agosto. Por otra parte, se comenzó a notar la mano de los hombres de Utz. Iván Campo era presentado el 9 de julio como embajador, representante y ojeador del RCD Mallorca, además de asesor personal del presidente. "Hace varios años estuve aquí como jugador y me apetecía mucho volver", decía el vasco el día de su presentación. Y sus gestiones pronto comenzaron a dar su fruto. El dos de agosto, aprovechando la celebración de la Copa del Rey MAPFRE de Vela, los bermellones presentaron su equipación en el Real Club Náutico de Palma. 

Con la ilusión por bandera y tras hacer un buen partido contra el Levante de Lucas Alcaraz en el Trofeu Ciutat de Palma, el Mallorca se desplazaba hasta Santo Domingo para debutar contra el Alcorcón en Liga. Y el guantazo dolió. Muchos ya querían pensar en la próxima campaña y tirar esta por la borda. No sabían si atizar a Claassen, a Nadal, a Blum, a Serra Ferrer o a Dimonió. Pero dolió. El conjunto alfarero venció a los bermellones por dos a cero en un partido donde les superaron en fútbol, entrega, esfuerzo y actitud. Ello llevó a una semana de reflexión en la que se señaló a Tobias Henneböle y llegó David Costas, avalado por Luis Enrique. También llegó el Beckham de Claassen: Rolando Bianchi. El delantero italiano llegó con la ilusión de ascender en la isla y volver a disfrutar jugando a fútbol. Contra la Ponferradina, en la jornada segunda, se consiguió una valiosa victoria en la que los mallorquinistas jugaron con uno menos durante media hora debido a la autoexpulsión de Acuña


Rolando Bianchi, en el día de su presentación 

Pasaban las jornadas y los chicos de Ferrer conseguían buen juego antes que buenos resultados. Era innegable la mejoría en defensa con respecto a las últimas tres temporadas. Se vio a un equipo compacto, que concedía muy pocas ocasiones de gol. Pero a medida que avanzaron las jornadas se acentuó de cada vez más la falta de gol de un equipo que se dejó muchos puntos por el camino, muchos de ellos de forma injusta. Pero, como decía Joaquín Caparrós, el fútbol es gol. Cinco partidos seguidos sin ganar costaron el puesto a Albert Ferrer, que el 30 de noviembre dejó el cargo. Su puesto lo ocupó un hombre de la casa: Pepe Gálvez. El club le dio un crédito de tres partidos, en los que se vio a un Mallorca muy ofensivo y superior a sus tres rivales pero en los que la falta de gol le volvió a penalizar. Conclusión: 4 puntos de 9 y buenas sensaciones eclipsadas por un empate ante Girona y una derrota, con remontada incluida, en Tenerife. En la parte institucional, el Consejo de Administración liderado por Claassen aprobó una ampliación de capital de cerca de 22 millones de euros para potenciar la estructura económica del club y todas sus áreas. 

En este año 2015 por el Mallorca han pasado muchos nombres. Biel Cerdá, Serra Ferrer, Michael Blum, Utz Claassen, Valery Karpin, Dudu Aouate, Nanu Soler, Javier Olaizola...Ha sido el año en el que la entidad bermellona ha conseguido tras varios años un accionista mayoritario, una estructura deportiva sólida y un proyecto de expansión de la marca RCD Mallorca. Solamente queda que este 2016 se acabe de completar este proceso de transición y los resultados sean los deseados para que la parroquia mallorquinista pueda celebrar el Centenario lo más feliz posible. Dejemos trabajar a Claassen y a su equipo. Sólo el tiempo les va a juzgar.

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.