Benzema y Bale no son suficientes

Otro partido más en el que el Real Madrid fue incapaz de aprovechar el tropiezo del Barça para recortarles puntos. Parecido a lo sucedido en el Sánchez Pizjuán, los blancos comenzaron muy bien el partido, pero varios de sus jugadores importantes se desconectaron y el equipo lo acabó pagando. Y, hay que decirlo, eso no es culpa de Rafa Benítez. Sin embargo, Rafa Benítez, que en su regreso a Mestalla se jugaba el cargo, no tuvo reacción ni acertó con los cambios.  

El encuentro comenzó con mucho ritmo. Mucha intensidad y ningún centro del campo dominante que provocó que ambos equipos llegaran con facilidad a ambas áreas. A los cuatro minutos de encuentro, Danilo tuvo la primera ocasión peligrosa para los blancos (en esta ocasión de negro) con un disparo forzado desde la frontal del área tras un pase de Benzema. Sin embargo, a los nueve minutos, los locales avisaron con un gran cabezazo de Dani Parejo tras un saque de esquina. Pasado el cuarto de hora, una triangulación perfecta de la BBC acabaría con un pase a Benzema para que el Real Madrid se pusiera por delante. Un pase de Cristiano al galo, dos regates del delantero para dejarle el balón a  Bale y un taconazo perfecto para Cristiano Ronaldo acabó con un pase al francés para que anotara una verdadera obra de arte.

Tras el gol, el Madrid tiró de viejos vicios y sufrió mucho cada vez que no tenía el balón. El Valencia poco a poco fue ganando terreno y Joao Cancelo tuvo el empate con un buen remate de cabeza. Sin embargo, justo antes de llegar al descanso, Sánchez Martínez no vio un claro penalti de Lucas Orbán sobre Gareth Bale. En la jugada siguiente, Pepe cometería penalti sobre André Gomes. Dani Parejo se encargó de trasformar la pena máxima engañando a Keylor Navas y establecer las tablas en el marcador.

Paco Alcácer celebrando su gol, que supuso el empate / Imagen: LFP

La reanudación fue un calco de la primera mitad. Los de Rafa Benítez salieron con mucha intensidad y con la intención de tocar. El técnico madrileño quitó al que estaba siendo el mejor del conjunto blanco: Karim Benzema. A la lista de James, Isco, Kroos...Se le sumó el enfado del francés al ser sustituido entre los gritos de "¡Valbuena, Valbuena!" por parte de la afición ché. Entró en su lugar Lucas Vázquez. Pasados los veinte minutos, y tras un penalti dudoso en el área local, Kovacic paró un contragolpe valencianista con una dura entrada por detrás, parecida a la que hizo Tito hace dos semanas en el Bernabéu, que le costó la expulsión.

El Valencia quiso adelantar líneas para aprovechar su superioridad numérica para buscar la victoria. Sin embargo, en el minuto ochenta, un saque de falta de Toni Kroos lo remató de forma estelar Gareth Bale para adelantar a los blancos. Rafa Benítez tras el gol preparaba a Casemiro para equilibrar el centro del campo, pero no tuvo tiempo ni siquiera de reaccionar. A los treinta segundos, un centro por la banda izquierda del conjunto valencianista lo aprovechó Paco Alcácer, tras dos errores en las marcas de Pepe y Sergio Ramos, para establecer el empate. El partido terminó con una ocasión clara para ambos equipos: un contragolpe del Valencia acabó con Navas salvando el encuentro tras parar un mano a mano de Álvaro Negredo. En la última jugada del encuentro, fue Bale quien pudo dar los tres puntos a los suyos.

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.