El Leicester va en serio

Como el que no está invitado al cumpleaños y se acaba el Champagne, el Leicester con el talento y el descaro que le lleva caracterizando toda la temporada se presentó en el multimillonario Etihad estadio y venció. No sólo venció, sino que sacó los colores a un Manchester City previsible, desequilibrado e impulsivo. Los hombres de Claudio Ranieri demostraron que si llevan toda la temporada en la azotea de la Premier League no es fruto de la casualidad. La frescura de un equipo con ganas de comerse el mundo como es la del Leicester se contrapone a las de un City que funciona a marchas forzadas, casi por inercia pero sin ideas. 

En su segundo año consecutivo en la máxima categoría del fútbol inglés, el Leicester demuestra con hechos que puede optar al título. Ha ganado a prácticamente a todos los grandes y en la jornada 25 (sí, veinticinco) le saca seis puntos al segundo, que, como mucho, podrían ser cinco si ganan Arsenal y Tottenham. Un equipo veterano, ordenado, con velocidad y mordiente. Pocos ingredientes se necesitan más para simular al equipo de las Midlands. 

Nada más comenzar el encuentro, los visitantes se pusieron por delante gracias a un tanto de Robert Huth. El central aprovechó muy bien un despiste defensivo de los de Pellegrini para rematar de forma magistral un centro lateral sacado por Mahrez. A las constantes envestidas visitantes los citizens respondían con varios centros al área de Zabaleta que apenas generaron peligro para la portería de Schmeichel. En varias jugadas colectivas, Vardy y Okazaki, un partido más, en un estado de forma espléndido, pudieron aumentar la ventaja. 

Los jugadores del Leicester, en uno de los tres tantos / Imagen: Premier League

Pero no sería hasta el inicio de la segunda mitad cuando Mahrez, con un golazo, pondría el segundo tanto en el marcador. El partido se ponía muy cuesta arriba a favor de los de Ranieri pero el City, con varios chispazos y aprovechando errores en la defensa visitante, tendría algunas ocasiones. En el minuto 60, Huth lograría su doblete y pondría tierra de por medio. El Leicester dejaba helado un Etihad estadio que veía como un equipo construido para luchar por mantener la categoría se consolidaba en el liderato a costa de un 0-3. 

Pellegrini dio entrada a Iheanacho, en sustitución de Delph, y Celina, por David Silva, para intentar encontrar el desborde y desequilibrio que hasta el momento había brillado por su ausencia. Pero los planes del chileno no se cumplieron y el Leicester pudo aumentar la distancia en el marcador. En los últimos diez minutos, el líder bajó dos marchas el ritmo, fruto del cansancio del encuentro y ello ayudó a que el City tuviese varias ocasiones. En una de ellas, de cabeza, el Kun Agüero recortó distancias en el minuto 86. Con los tres goles de hoy el Leicester, uno de los presupuestos más bajos de la categoría, ha igualado el número de goles que lleva el City, que se ha gastado doscientos millones en fichajes, por no decir que ha conseguido su decimoquinta victoria, sumando sólo dos derrotas. Una jornada más, arriba del todo y mirando de reojo a los gallitos. El Leicester va en serio.

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.