El viacrucis de Almería y Mallorca

En condiciones normales, cualquiera de los jugadores de Mallorca o Almería, Almería o Mallorca, diría que son tres puntos más, pero la clasificación y, sobretodo, lo que se les avecina a ambos equipos indica que el partido de este domingo es una verdadera final. Fernando Vázquez se ha cansado de repetir que cada partido que viene lo enfocamos como una final pero este domingo es cuando, creo, que esta expresión debe alcanzar su cota máxima. Y no es para menos. La tabla nos dice que quien gane tendrá su particular domingo de Resurrección y quien pierda sufrirá una dura penitencia. 

Pero, parémonos a pensar. Lo sé. Cualquier miembro de cualquiera de los dos clubes me dirá que sólo están centrados en este próximo partido, pero es necesario mirar más allá para comprender la trascendencia de los tres puntos. Los bermellones, sin tener la permanencia atada, han de enfrentarse a prácticamente todos los equipos de arriba. Los de Gorosito, por su parte, llevan cinco jornadas sin perder y se les avecina un calendario mucho más asequible. Por el Iberostar Estadio todavía han de desfilar Leganés (1º), Alavés (2º) y Córdoba (4º), además de Osasuna, Elche y Tenerife. Pero es que, además, se va a visitar a Zaragoza, Lugo, Girona y Valladolid, cuatro equipos que tendrán opciones de play-off hasta el último minuto. El partido más asequible quizás sea contra el Albacete de César Ferrando, que, según como le esté yendo a los mallorquinistas, se jugarán la permanencia en el Carlos Belmonte. 


Calendario que quedará a RCD Mallorca y Almería tras el choque / Infografía: José Sellés

Los almerienses sólo tendrán tres partidos contra cocos: Valladolid, justo en la jornada siguiente, Oviedo y Córdoba, en la última jornada. De hecho, se van a enfrentar a ocho de los nueve últimos de la clasificación, por lo que si siguen sumando con la inercia de los últimos partidos llegarán más que salvados a la última jornada. O eso les conviene, porque visitarán El Arcángel, seguramente con el Córdoba luchando por mantenerse en el play-off o por el segundo puesto. 

Como dijo en su día Jorge Valdano, el fútbol es un estado de ánimo. Y el Almería - Mallorca de este domingo va a definir el sentimiento con el que ambos equipos disputen las últimas once jornadas de Liga, que es cuando se ha de llegar bien física y mentalmente. Será un partido de seis puntos, que se suele decir. Tres puntos sumará quien gane y otros tres dejará de sumar quien pierda. Una final. Tras el encuentro quedarán todavía treinta y tres puntos en juego. Todo un mundo en el fútbol. Pero esta categoría es tan loca que el Llagostera (21º) puede meterle tres al Alavés (2º) como sucedió en septiembre o que el Albacete (20º) le moje la oreja al Córdoba (4º). La fuerza mental de quien gane y de quien pierda será clave para determinar la trayectoria de ambos equipos. 

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.