Cristiano Ronaldo pone nombre a la remontada

El Real Madrid, con un lavado de cara totalmente diferente al del partido de ida, remontó la eliminatoria y pasa a semifinales por sexta edición consecutiva. Se vio a un Real Madrid diferente en todo: en carácter, en orgullo, en ambición, en concentración, en ímpetu, en esfuerzo,...Y como quien no quiere la cosa uno mira hacia adelante y ve que los blancos están a tres partidos como el de hoy de la Undécima. Los blancos estuvieron colosales en defensa, inteligentes en el medio y efectivos en ataque. Cristiano Ronaldo, cuyo rendimiento he cuestionado en más de una ocasión de forma merecida, fue el mejor. Tiró del carro, remató sin complejos centros difíciles y dio el pase a los blancos a la siguiente ronda. Un último nombre que creo que hay que destacar es el de Zidane. El francés, haciendo la mitad de ruido que Luis Enrique y trabajando muchísimo mucho más ha recortado al Barça más de ocho puntos, le ganó el Clásico y ha hecho remontar a un Madrid invisible en Alemania. Chapeau.

El partido comenzó con un Bernabéu extramotivado que, como se suele decir, marcó el primer tanto de la noche. Recibimiento espectacular tanto dentro como fuera del estadio. La afición no falló y el equipo no les podía fallar. Ambos equipos se plantaron sobre el terreno de juego con las defensas muy adelantadas. Los blancos mordieron pero de forma precavida para no descomponerse en defensa. Los alemanes, por su parte, buscaron en todo momento aprovechar las pérdidas blancas para crear peligro a través de la velocidad de Draxler


Cristiano Ronaldo, celebrando uno de los tantos del encuentro / Imagen: LFP

Pero el orgasmo llegaría en el minuto quince. Una jugada individual de Carvajal, que rebotó en un zaguero visitante, acabó en un centro del lateral que no lograron despejar ni Dante ni Naldo y Cristiano Ronaldo anotaría el primer tanto de la noche. Pero minuto y medio después, un saque de esquina botado por Toni Kroos, el luso se adelantó a su marca y batió con un buen cabezazo a Diego Benaglio. En noventa segundos los blancos igualaban la eliminatoria y el éxtasis llegaba al Bernabéu. Con los dos tantos conseguidos, el Madrid buscó el tercero con la necesidad que la eliminatoria le exigía pero con la tranquilidad de haber conseguido lo más difícil. 

Benzema lo intentaría a la media hora con un potente disparo raso que paró el portero visitante. Pero alcanzada la media hora la mayor amenaza alemana, Draxler, tendría que ser sustituido por fuertes molestias en el muslo. Por ello, entró Max Kruse. En el último cuarto de hora, los blancos levantaron el pie del acelerador y prefirieron dosificar esfuerzos pensando en la segunda mitad. Un ultimo cuarto de hora en el que Marcelo dio el susto tras una escalofriante caída y en la que ciertas confesiones en defensa de los blancos pudieron acabar de forma trágica. Pero por suerte, Viktor Kassai pitó el final del descanso.

Tras el descanso, los blancos siguieron con la tónica con la que habían acabado la primera mitad. Sin prisa pero sin pausa buscaron el gol. Las esporádicas llegadas del Wolfsburgo fueron lo único que cortaron el ritmo a un Real Madrid que hizo suyo el mensaje que había lanzado su entrenador en las últimas ruedas de prensa: tranquilidad, tranquilidad y tranquilidad. En el minuto veinte, un remate de Sergio Ramos que dio al palo por poco no se coló por detrás de Benaglio. Un gol casi fantasma que cantó todo el estadio pero que no llegó a entrar. Cinco minutos después, el Wolfsburgo, tocado por la mala suerte, tuvo que hacer el segundo cambio por lesión. Entró Caligiuri en detrimento de un Bruno Henrique que se fue dañado del cuello en un lance con Marcelo.

A un cuarto de hora del final, un hueco milimetrico en la barrera entre Guilavogui y Naldo lo aprovechó Cristiano para conseguir el tercer tanto de la noche y consumar la remontada. A diez minutos del final parecía que llegaba la recompensa a toda una semana de campaña por parte de los jugadores. Tras el tercer tanto, Benzema y Jesé, que entró por el francés, pudieron aumentar la distancia, pero Benaglio evitó la goleada. El partido concluyó con la entrada de Varane por un fundido Modric.

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.