Lucas y Modric no ceden en la persecución

Las sorpresas deberán esperar. Al menos, tres días. FC Barcelona (0-8), Atlético de Madrid (0-1) y Real Madrid (3-0) vencieron en sus respectivos encuentros y siguen en la pelea por la Liga. Los blancos, a mi juicio, tenían el encuentro más difícil. Se enfrentaban al Villarreal, equipo revelación de esta Liga, que está firmando la mejor temporada de su historia y que lo está haciendo con un fútbol espectacular, que diría Carlo Ancelotti. Los blancos no brillaron, gracias a lo bien trabajado que está el equipo amarillo, pero vencieron en un partido mucho más importante de lo que aparenta. Luka Modric, Toni Kroos, Benzema y, sobretodo, Lucas Vázquez fueron los mejores de los de Zidane y permitieron que la competición doméstica no acabara tras el pitido final. 

Ambos equipos hicieron acto de presencia desde el primer minuto. El Real Madrid salió dispuesto a buscar un partido rápido e imponer velocidad. Por su parte, los de Marcelino fueron fieles a su seña de identidad. La marca que ha distinguido a los amarillos durante toda la temporada y que les ha llevado a firmar los mejores números de su historia. Intentaron sacar en todo momento el balón jugado desde atrás e imprimir velocidad en los últimos metros. Los blancos, con Marcelo y Lucas Vázquez como protagonistas, buscaron constantemente zarandear la defensa visitante, pero la línea de cuatro estuvo muy bien replegada y bien escoltada por Jonatan Dos Santos y Bruno y apenas dejaron que el peligro llegara. Vamos, lo que se llama un equipo bien trabajado. El extremo gallego entraba en el once en detrimento de Bale, que fue baja por una misteriosa lesión.


Casemiro, Modric, Lucas y Casemiro celebran el segundo tanto / Imagen : LFP

Tenía la sensación de que los blancos triangulaban a una velocidad superior a la del balón y eso les llevaba a perder precisión. Zidane desde la banda pedía mas paciencia, que no calma, con la pelota. Los remates blancos llevaron la firma de Benzema, que, un partido más, fue determinante en la combinación en ataque. A la media hora de encuentro, un centro con el exterior de Modric lo remató Lucas desde el borde del área a bote pronto, pero se marchó alto por poco. Poco a poco, el submarino amarillo fue cesando y fue desubicándose ante los constantes arreones blancos que en muchas ocasiones no se tradujeron en ocasiones concretas.

Pero el gatito encontró el gol. A los cuarenta minutos, una jugada individual de Cristiano por la banda izquierda acabó con un centro que Asenjo despejó al punto de penalti, donde el francés de cabeza remató para abrir el marcador y anotar su vigésimo tercer gol en Liga. Los madridistas conseguían batir a un Villarreal que, pese a apenas crear peligro en ataque, estaba muy bien situado sobre el verde y apenas dejó espacios dentro del área. Dos minutos después, un descuido de Sergio Ramos, que subió al ataque, casi acabaría con el empate de los groguets. Un buen contragolpe visitante acabó con un disparo de Denis Suárez, que entró por el hueco que había descuidado el camero, pero Keylor Navas apareció para restablecer la tranquilidad con una gran parada.

La segunda parte comenzó con una ocasión de Modric tras un saque de esquina. El croata cogió el rechace y ajustó el balón al palo. El Madrid seguía con el partido a medias que había iniciado en la primera parte. Seguía el dominio, que se fue acentuando a medida que el partido se fue consumiendo, pero aumentaron las llegadas peligrosas. Los amarillos, por su parte, estuvieron más pendientes de ayudarse en defensa de armar rápido el contragolpe para hacer daño. Cedieron el esférico a los de Zidane y buscaron una contra en la que pudieran empatar el encuentro. Con hombres como Adrián, Denis o Bakambu tenían argumentos suficientes para alertar a los locales. 

Llegados a la hora de partido, el técnico visitante arriesgó en ataque quitando a Dos Santos y dando minutos a Samu Castillejo. También metió velocidad dando entrada a Leo Baptistao por Adrián. Pero los cambios apenas surgirían efecto. De hecho, cinco minutos después, los blancos marcarían el segundo. Una bonita combinación entre Benzema y Lucas Vazquez acabaría en las botas de este último para, después de una gran conducción, batir por el palo corto a Sergio Asenjo. Lucas Vázquez anotó el gol 100 del Real Madrid en la presente Liga. El Madrid había conseguido batir por partida doble al rival más complicado que ha pasado este año por el Bernabéu en Liga después del Barça. El Villarreal penas jugó pero tampoco dejó fluidez en los blancos. Por lo tanto, creo que si el Madrid no brilló fue mas por mérito de los de Marcelino que por defecto local. 

Con el partido prácticamente resuelto, Zidane optó por dar descanso a Toni Kroos, quien dejó su puesto a Isco. A quince minutos del final, Luka Modric, quien hizo un verdadero partidazo, se sumó a la fiesta anotando el tercer tanto. Otra combinación iniciada por Benzema (¿quién si no?), en la que participó Danilo, acabó con un centro que remató llegando desde atrás y sin dejarla caer el croata. Los blancos acabaron con diez debido a que Cristiano Ronaldo se fue al vestuario por molestias musculares y con los tres cambios ya consumidos. De esta forma, el Real Madrid sigue a un único punto del FC Barcelona, a quien obliga a no dejarse ningún punto si no quieren dejar de depender de sí mismos. La próxima final será el domingo en Vallecas. Otro encuentro, a priori complicado. Ya lo dijo el técnico francés. Enfrentarse en casa de un equipo que se juega el descenso es el doble de complicado. Por ello, como sucedió en Getafe, la plantilla deberá de estar al 100% si no quiere dejarse la Liga en territorio vallecano. El sábado, próximo capítulo. 

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.