Sin Cristiano pero con Bale

El Real Madrid remontó dos tanto en Vallecas que le permiten seguir, como mínimo, a un punto del líder. Zidane puso en liza un once plagado de rotaciones y por poco lo pagó caro. Sin darse cuenta, en un cuarto de hora habían encajado dos goles. La caraja blanca duró media hora, el tiempo que le duró la gasolina a los de Paco Jémez, que demostraron que, ante la falta de calidad (con todos mis respetos) les sobra orgullo y carácter para plantarle cara a cualquier equipo. Poco a poco el Madrid se vino arriba y los locales acabaron dando su brazo a torcer ante el acoso blanco (en esta ocasión de negro). Eso sí, dando guerra hasta el último minuto. Seguramente, lo peor de los de Zidane haya sido la defensa que, sin Sergio Ramos, carece de jerarquía alguna y se descompone con facilidad. No nos engañemos, ha sido un galimatías toda la temporada. Para afrontar el encuentro de Champions con un mínimo de responsabilidad tocará retocar un poco/mucho la retaguardia. Eso si no quiere tener que volver a remontar en el partido de vuelta. 

En el día del libro, el Madrid saltó al húmedo césped de Vallecas con la misión de seguir el guion de las últimas jornadas y evitar tragicomedias. Siendo el primero en comparecer (y hoy más que nunca), los blancos debían de leer bien el partido para seguir con opciones reales en Liga. A la vuelta de la esquina esperaba el Manchester City en Champions y por ello Zidane introdujo un once inicial plagado de rotaciones. A la ya conocida no titularidad de Cristiano Ronaldo se sumaron la de Sergio Ramos, que fue sustituido por Varane, de Modric, por Kovacic y de Casemiro, por Isco . Prestos y dispuestos, los locales salieron con toda su artillería disponible para agotar sus opciones de permanencia. 

Con una versión parecida a la vista en la primera vuelta en el Santiago Bernabéu, el Rayo se mostró dispuesto a intentar aprovechar todas sus bazas para hacer daño a los blancos mientras les durara el físico. Pero sería Bale quien diera el primer aviso al marco contrario a los dos minutos. Tras una combinación entre Isco y Benzema, el galés probó fortuna con un disparo desde la frontal que se encontó con el palo. Los madridistas comenzaron avisando, pero los de Paco Jémez fueron los primeros en golpear. A los seis minutos, un descuido de Danilo en su posición lo aprovechó Bebé para encarar a Pepe y meter un pase de la muerte para que Adrián Embarba adelantara a los locales. No se sabía muy bien si había sido una acción puntual o se repetiría durante los minutos restantes. Desgraciadamente para los de Zidane no fue una acción puntual.  Los distintos desajustes en defensa enervaron al técnico de Marsella, que quiso aparentar tranquilidad en todo momento desde el área tecnica.


Gareth Bale celebra el gol de la victoria en el minutos 80 / Imagen: LFP

Pero antes de llegar al cuarto de hora, en un abrir y cerrar de ojos, el Madrid se vería dos tantos por debajo. Un saque de esquina del Rayo lo aprovechó Miku para marcar el segundo gol vallecano. El venezolano ganó la posición a Danilo y remató a un metro de la línea del gol. Al brasileño se le vio desubicado por completo y la defensa hasta el momento no había hecho acto de presencia. Sin Sergio Ramos, la jerarquía en la retaguardia blanca brilló por su ausencia y el Rayo supo aprovechar a la perfección ese desorden. El Rayo pudo aumentar la ventaja en varias contras. Solo un mal control de Embarba evitó que pasados los veinte minutos llegara el tercero. Después, Keylor Navas sacaría un potentísimo disparó de Bebe desde treinta metros.

Pasada la media hora de encuentro, los de Jémez optaron por dosificar esfueros (era imposible mantener el ritmo inicial, a menos que fueran hasta la cejas de clembuterol). Poco a poco los madridistas lo aprovecharon para embotellar a los locales. El Madrid llegó al área vallecana mas por talento individual que por fútbol. Isco estuvo muy traslativo pero poco convincente con balón y Kovacic demostró que a Modric solo se parece en la nacionalidad. A diez minutos del descanso, Gareth Bale aprovechó  muy bien un saque de esquina para recortar distancias con un magnífico cabezazo al más puro estilo CR7. Pero el fantasma de las lesiones hizo acto de presencia en el minuto 40 y Benzema tuvo que ser sustituido por Lucas Vázquez. De esta forma, un inédito Jesé pasaría a jugar en punta. 

En la segunda parte, el Real madrid salió en tromba. A los cinco minutos, una subida de Danilo tuvo final feliz y acabó con un centro que cabeceó Lucas Vázquez para empatar el encuentro. En medio de un festival de imprecisiones en que se había convertido el partido, el gallego ejerció de desatascador. El partido dio indicios de convertirse en un correcalles. Y así fue. Poco a poco el centro del campo fue desapareciendo y el encuentro fue mutando hacia un partido de tenis. De fondo a fondo. En su primer acercamiento, Javi Guerra remató   muy cerca del marco madridista, pero a la ejecución le faltó potencia. Acto seguido, sería Isco quien lanzó una falta muy cerca de la escuadra de la portería de Juan Carlos. Tras él, llegarían dos ocasiones muy claras de Jesé y de Lucas. 

Zidane dio entrada a Modric y sentó a Jesé. El Madrid insistió a partir de Lucas Vázquez y Bale, que encontraron en las bandas las únicas vías para hacer daño a un Rayo que intentó mantener la compostura como hacía tiempo que no se veía. A trece minutos del final, Tito se tuvo que retirar lesionado y entró en su lugar el rumano Rat. Por su parte, el técnico madridista dio una docena de minutos a James. Era algo raro que el Rayo hubiera estado tanto tiempo sin cometer ningún error en defensa. Inaudito. Pero el típico error que saca de quicio a Paco Jémez y que cuesta puntos al equipo vallecano llegó a diez minutos del final. Una imprecisión en defensa, la aprovechó Bale para ganar una carrera a Amaya y batir a un Juan Carlos que cometió el error de no salir de su portería. Aun así, el Rayo no diría la última palabra hasta el último minuto, cuando Miku pudo establecer el empate en el marcador. Su disparo desde la frontal lo desvió Varane, salvando un partido que permite al Real Madrid seguir soñando con una Liga que tenían perdida hace un mes. 

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.