Luis Suárez bautiza su Liga

El Barça ganó en Los Cármenes y se adjudicó una Liga tan merecida como sufrida. Sufrida porque los catalanes estuvieron a punto de hacerse el harakiri en la cresta de la ola. Messi se tomó un par de findes de vacaciones y el Real Madrid lo aprovechó para remontar once puntazos. Los blancos se enterraron en el derbi que el Atlético ganó habiendo jugado tres días antes una prórroga en Champions, pero el Barça se empeñó en darle alas a los de Zidane, como si de un Redbull se tratara. Y los madridistas casi nos lo creímos. Hasta que a los veinte minutos marcó Luis Suárez. Sólo él fue capaz de batir a un gran Andrés Fernández y dejar claro que esta Liga costó 80 millones, es uruguaya y se llama Luis Suárez. 

¿Vallar la diosa Cibeles o Canaletas? ¿Fiesta en la ciudad condal o en la capital? Para intentar barrer para casa, tanto Luis Enrique como Zidane optaron por poner toda la carne en el asador desde el comienzo con el once de gala. Los culés se enfrentaban a un Granada que llegaba tras una semana de constantes sospechas de primas en los dos partidos precedentes. Pese a todo, todas las manifestaciones que habían salido del club nazarí habían repetido la misma canción: Iban a ir a por el Barça. Mientras Luis Suárez confiaba en el orgullo de los jugadores granadinos y Luis Enrique en todos los profesionales, Zidane no quiso manifestarse. Mejor dicho, contestó en un tono irónico: "¿Primas? No sé de qué me hablas". Pero llegaban las 17:00 y era hora de aparcar la previa y subir el volumen de la radio. Porque la historia no recuerda (normalmente) a los segundos y había una Liga en juego.

Conscientes de ello, el Real Madrid salió al ataque desde el primer minuto. La tarde no pudo comenzar más movida. En Los Cármenes Andrés Fernández sacó un cabezazo bajo los palos a Gerard Piqué. Al minuto siguiente, Cristiano Ronaldo aprovecharía una internada blanca por la banda de Manuel Pablo para anotar desde el segundo tanto el primer tanto madridista. A los siete minutos (17:07) el Real Madrid era líder provisional. Los culés lo intentaban pero durante el primer cuarto de hora se encontraron que el cerrojazo andaluz llevaba el nombre del portero. Pero el Barça consiguió morder primero (y nunca mejor dicho). A los 22 minutos, Neymar metió un pase raso para que Jordi Alba ganara la línea de fondo y Luis Suárez pusiera por delante a los de Luis Enrique (17:23).


Luis Suárez, celebrando con Neymar Jr. uno de los tres tantos / Imagen: LFP

Pero tres minutos después, Cristiano Ronaldo remató un saque de esquina de Kroos para, tras rebotar en Fernando Navarro, marcar el segundo tanto madridista y confirmar la victoria blanca. Los jugadores de Víctor Sanchez del Amo dimitieron en manada y eso provocó el aluvión de ocasiones visitantes. Justo dos minutos después, Cristiano Ronaldo remató con el exterior al palo de un desorientado Pletikosa. Jugada que fue mal anulada por presunto fuera de juego del luso. Con dos goles de ventaja, la emoción y las miradas estaban puestas en Granada, donde un tanto de los de José González llevaban la Liga a la capital. Pero las esperanzas se perderían rapido. A siete minutos del descanso, Mascherano metió un pase para Dani Alves (que estaba en fuera de juego) para que Suárez finalizará de cabeza la jugada del segundo tanto. Un tanto que valía una Liga más sufrida de lo previsto, pero merecida. 

Tras el descanso, el técnico francés dejó a Cristiano Ronaldo en el banquillo y dio entrada a  James Rodríguez. Con solo el Pichichi en juego, pero relativamente lejos, Zidane fue coherente  y reservó al luso para el partido más importante de la temporada, que no es otro que la final de Champions de Milán. Llegado a los sesenta minutos, el de Marsella sustituyó a otra de las columnas vertebrales blancas, Toni Kroos, para dar media hora a Isco. Media hora para que inundara de dudas el once del fracés de cara a la finalísima de Milán. Mientras, en Granada Andrés Fernández seguía el guión del primer cuarto de hora y salvó dos goles cantados de los azulgranas. 


Cristiano Ronaldo, celebrando el primer tanto del partido / Imagen: LFP

Minutos antes de la media hora de segunda mitad, el canterano Rober Suárez, recién entrado, tuvo la ocasión más clara para los gallegos tras rematar libre de marca. Zizou gastó su última carta dando descanso a Bale y dando entrada a Jesé Rodríguez. En Granada lo más emocionante fue un rifirrafe que originó el gran Dani Alves. El Granada tuvo ocasiones aisladas para recortar distancias y los azulgranas aprovecharon los espacios que dejaban los locales para generar contras. A cinco minutos del final, Neymar asistiría para que Luis Suárez anotara el tercero y bautizará definitivamente la Liga a su nombre. Así terminó una Liga que llevaba decidida desde el día en que el Real Madrid frenó su persecución en el derbi del Santiago Bernabéu

Si bien ha quedado demostrado que contratar a Rafa Benítez en junio fue un error mayúsculo en la gestión de Florentino Pérez, también se ha demostrado que el proyecto de la próxima temporada, como así será, deberá de girar al rededor de Zidane. El francés ha resucitado al equipo muerto y desganado que cogió en enero y lo ha metido en la final de Champions remontando un 2-0 contra el Wolfsburgo y lo ha tenido hasta el último partido en la lucha por la Liga, remontando y venciendo en el Camp Nou. Chapeau. Cogió al equipo y, viendo el estado de ánimo y la descomposición que había sufrido el equipo, no se entendía que esta temporada (lo que quedaba de ella) no se leyese sino como cuatro meses de transición. Con esta transición el francés ha conseguido lo que ha conseguido. Esta maravillosa transición puede acabar por la puerta grande el próximo 28 de mayo. 

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.