Volveréis

Era el día. El Palma Futsal se enfrentaba contra ElPozo Murcia para conseguir su primer trofeo con apenas cuatro años en la élite. Era el partido de sus vidas para muchos jugadores. Lo sabían. Además, tenían derecho a soñar y a que se les tuviera muy en cuenta puesto que se había convertido en el matagigantes del torneo eliminando a Inter Movistar y FC Barcelona.  Consiguieron mover a 600 personas desde Mallorca para ver una final de fútbol sala y, pese a la derrota, la hinchada acabó volcada con los jugadores. Esa recompensa sólo la tienen los jugadores que se vacían por su equipo y este mediodía, cruel mediodía en Sevilla, los jugadores de Palma Futsal descubrieron que tienen la mejor afición de España, al igual que un futuro muy ilusionante. La Copa (el objeto) es un simple obsequio. El haber traído a tanta gente, gente que se ha pagado un viaje porque confiaba en esta plantilla y que se ha enganchado a este equipo esta temporada para no dejaros creo que es el mejor premio que se puede tener. 

En el sorteo de campos se veía a un Miguelín cara a cara con el capitán palmesano, Antonio Vadillo, con el corazón partío. Tenía en frente al equipo en el que se formó y se convirtió en uno de los mejores jugadores del mundo. Cuando levantó la mirada, pudo comprobar cómo la grada del pabellón San Pablo de Sevilla se inundaba de camisetas verdes que dejaban testimonio de que el Palma Futsal se citaba con la historia. 

Al Palma Futsal le costó mucho entrar en el partido. En el primer minuto tuvo un arrebato que lo llevó a tener dos acercamientos al marco de Fabio, pero se quedarían en un espejismo de lo que sería el equipo en la primera parte. Fueron cediendo territorio a los de Duda y lo acabarían pagando. Fue Nico Sarmiento quien salvó la primera ocasión local. Un error en la cobertura propició que Lima tuviera la primera ocasión clara del encuentro, pero el argentino, que se convertiría en el mejor hombre del conjunto palmesano en la primera mitad, paró de forma magistral el disparo. Poco a poco los de Duda fueron monopolizando la posesión e intentaron aprovechar los espacios que dejaba el Palma Futsal con la presión alta para crear peligro. A los diez minutos, Sarmiento volvió a intervenir para despejar un buen disparo de José Ruiz. Y apenas un minuto después, llegó el primer tanto local. 


Antonio Vadillo, levantando el trofeo de subcampeones / Imagen: Mediaset

El Palma pagó la permisividad defensiva y puso por delante a ElPozo Murcia. El gol hacía justicia a lo visto hasta ahora. Si bien los murcianos no habían avasallado la portería insular, los insulares hasta el momento no habían tenido ninguna ocasión reseñable. A seis minutos del descanso, el Palma Futsal se decidió a intentar atacar (por fin). Un contragolpe iniciado por Vadillo acabó en las botas de Bruno Taffy, que no pudo concretar la ocasión, gracias a la buena colocación de Fabio. Pero esta ocasión solo fue la carta de presentación, porque en el minuto siguiente los de Juanito dispondrían de tres ocasiones muy claras, del mismo Bruno Taffy, Paradynski y de Joselito. La primera parte concluyó con dos ocasiones claras de Miguelito desde el lanzamiento de falta. Una la paró Sarmiento y la otra se estrelló en la cara posterior del palo derecho de la meta mallorquina. Como para dejarles un palmo...

La segunda parte no pudo comenzar mejor para los de Juanito. Pasados los dos minutos, una gran jugada de Sergio acabó en un revuelo dentro del área y Bruno Taffy metió la pierna para empatar el encuentro. El Palma Futsal se encontró con el gol antes que con el control del partido. Y eso debía de aprovecharlo. Era fundamental mantener la concentración para intentar apear al tercer grande en la Copa. ElPozo subió una marcha más la intensidad en sus ataques y eso se tradujo en las mejores ocasiones para los murcianos. Eso sí, el Palma Futsal fue fiel al trabajo hecho durante toda la temporada y no rechazó el toque para sacar el balón jugado. A once minutos del final se cambiarían los papeles del primer gol. Una gran carrera de Bruno Taffy por  la banda, aprovechando un desajuste en defensa, la aprovechó el brasileño para meter un pase a Sergio para dar la vuelta al marcador. 

A ocho minutos del final, Álex anotaría el gol del empate para los murcianos para volver a hacer justicia visto lo visto en la segunda mitad. Hasta el momento, sólo Nico Sarmiento evitó que los de Duda aumentaran distancias. El partido poco a poco daba síntomas de encaminarse a la prórroga. Y fue ahí cuando se produciría el más cruel de los desenlaces para los hombres de Juanito. Siendo sinceros, durante los cuarenta minutos reglamentarios ElPozo Murcia fue quien hizo más méritos para llevarse la final, salvo algunas contras aisladas de los mallorquines. Pero en la prórroga se igualaron las tornas. Cuando todo hacía indicar que el punto de penalti decidiría sobre quién se llevaría su primera Copa, apareció Miguelín para dar la victoria a los murcianos a falta de veintiséis segundos. Así de cabrón era el destino para todas las partes. Para el jugador, que hundía al equipo de su tierra y para los palmesanos, que vieron como encajaban un tanto sin margen temporal.

Estaba claro que se había otorgado la papeleta de favorito a ElPozo. Y es que por historia, por plantilla y por clasificación la merecía. Pero en el deporte todo podía pasar y los de Juanito apelaron a la gran temporada que han hecho para creer que tendrían serias opciones de vencer. Y se quedaron a menos de medio minuto de poner a los murcianos contra las cuerdas. La temporada no ha acabado y ahora queda levantar el ánimo de un gran vestuario. Esta temporada todavía queda el play-off por la Liga para soñar. Pero es que este grupo de jugadores, este entrenador y esta directiva está llamada a hacer cosas grandes. Estoy convencido de que hoy el Palma Futsal ha perdido la primera de las muchas finales que va a disputar. Tenéis todos los ingredientes para cocinar otra gran temporada para chuparnos los dedos, con guarnición de play-off y, ¿por qué no? de otra final. ¡Volveréis!

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.