Georgia, ¡qué bueno que ganaste!

A veces, las derrotas llegan cuando menos te lo esperas. Cuando es lo último que te imaginas y cuando a partir de la idea de que no vas a fracasar construyes todo lo demás. Algo similar le sucedió a la selección española frente a la 137 del mundo: Georgia. Era el último test de los de Vicente Del Bosque antes de partir hacia Francia para comenzar la Eurocopa y se vieron algunos aspectos que preocuparon. Es cierto que era un partido amistoso, que los partidos amistosos sirven para hacer pruebas, que los jugadores no iban al límite por miedo a lesionarse y que no jugaron todos los titulares. Pero aún así, hubo varios aspectos en el juego que preocuparon y que han de servir al seleccionador como aviso si no queremos volver del país vecino por San Juan. 

Comencemos por lo más importante en un torneo: el gol. España fue incapaz de meterle un puñetero gol a Georgia en casa. Pero el problema va más allá. Los números de La Roja demuestran que desde la marcha de Xavi Hernández y David Villa de la selección nos cuesta un mundo marcar goles. Si bien tenemos superávit de centrocampistas, el gol brilla por su ausencia. A las pruebas me remito. A Georgia no se le marcó, pero es que contra Rumanía tampoco fuimos capaces de marcarles. En la fase de clasificación a Macedonia les ganamos 0-1, a Eslovaquia 2-0, a Bielorrusia 0-1 y a Ucrania 1-0. Selecciones a las que, con todos mis respetos, España debería de haberles ganado con la misma comodidad con la que Jorge Javier Vázquez se maneja por los platós de Telecinco.


Campo de entrenamiento de la Selección en Las Rozas / Imagen: José Sellés

A la falta de gol le sigue la falta de claridad en los últimos metros. Es cierto que tocando en nuestro campo y en el círculo del centro somos los mejores del mundo. Ya pueden salir todos los suplentes del rival a ayudar a los titulares que no nos quitarán el balón. El problema es que ahí no se crea peligro. Georgia se encerró en su área y sólo las apariciones de Lucas Vázquez en la primera mitad e Iniesta y Silva en la segunda permitieron que se generara algo de peligro. Lucas, por fuera, le mandó un mensaje al seleccionador de que hay revulsivo, jugador número doce o como quieran llamarlo. Iniesta demostró llegar en un momento de forma extraordinario. Es el clavo al que agarrarnos mientras la maquinaria no fluya. Y Silva, cuando está a tono, es insustituible. Sólo ellos tres dieron claridad en los últimos metros a un centro del campo que insistía en atacar por el centro y formar un embudo inaccesible. Y, ojo, porque muchas selecciones nos jugarán así. A encerrarse atrás y buscar las espaldas. 

Esta derrota supone un auténtico toque de atención para una selección en pleno proceso de transición. Esta derrota nos puede ayudar más que cualquier goleada. ¿Estamos seguros de que preferíamos golear 7-0 a Georgia? Este ocho de junio se cumplen seis años del último amistoso de la Selección Española antes del Mundial del 2010. En él, vencimos 6-0 a Polonia, con goles de Silva, Xabi Alonso, Cesc, Torres y Pedro. Todo fue euforia hasta que ocho días después Suiza nos ganó con un churrogol de Gelson Fernandes. A nadie le gusta perder, porque anímicamente no gusta. Pero seguramente esta derrota ayude a afrontar el primer partido de la Eurocopa como una auténtica final. Si ganamos a la República Checa, el rival más asequible del grupo, esta derrota habrá sido buenísima. Si no se gana, será una derrota más, con lo que conlleva ello. 

Lo único que debería preocuparnos es la falta de gol. Seguramente en la lista falte algún delantero más. Porque cubrirse las espaldas sólo con Aduriz y Álvaro Morata puede parecer, pese a su calidad, algo arriesgado. ¿Pero alguien duda de Piqué, Ramos, Jordi Alba, Busquets, Bruno, Iniesta, Koke, Nolito...? Seguramente tengamos ahora mismo en la selección a dos de los cuatro mejores centrales del mundo, al mejor centrocampista recuperador del mundo y al mejor volante, además de una buena camada de jugadores que vienen por detrás. Pese a ser un equipo en renovación, España puede (y debe de hacer) una buena Eurocopa. ¿Qué es hacer una buena Eurocopa? Llegar hasta dónde los jugadores puedan dándolo todo y porque algún rival haya sido mejor en calidad que nosotros. A mí se me ocurren pocas selecciones, aunque más cuajadas que la nuestra. Estos es hacer una buena Eurocopa.

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.