Molango se lanza al ruedo

No hemos llegado a julio y Maheta Molango se ha lanzado al ruedo. ¿Y esto es bueno o malo? Hombre, yo le veo más cosas buenas que malas. El consejero delegado del Mallorca parece dispuesto a partirse la cara por el club y luchar por traer a jugadores de nivel y con hambre, cualidades que han faltado estos últimos dos años. Al igual que sucedía hace dos veranos, todos los grandes jugadores del mercado de Segunda División sonaban para muchos equipos, entre ellos el Mallorca. ¿Por qué no vinieron? Primero, porque no había el dinero que hay ahora. Segundo, porque no había el proyecto deportivo que hay ahora. Tercero, porque no había la estructura de club que hay ahora. Y cuarto, porque no había la seriedad institucional que hay ahora. 

Pero lanzarse al ruedo no es ir a por los mejores jugadores de Segunda División o Primera. Lanzarse al ruedo es ir a por los jugadores más deseados por los equipos de la categoría. Es meterse en el barullo, en la lucha atroz, cual maruja en un centro comercial para conseguir calcetines rebajados al 80%. Es ir a por Juan Domínguez, Xisco Jiménez, José Campaña, Isaac Becerra, Jaime Mata,... Jugadores top en Segunda División. Lanzarse al ruedo no es traer a Nikola Gulan, a Alex Coeff, a Abdoul Camara. Son jugadores que sólo conocen los aficionados del equipo del que proceden y, por lo tanto, ilusionan lo mismo que un matojo.

Maheta Molango, en un partido de esta temporada en Son Moix / Imagen: José Sellés

Lanzarse al ruedo es ir a por un jugador al que quieren Levante, Getafe o Rayo, con sus 15 millones de euros para fichar, y llevártelo. O, al menos, dar por saco hasta el último minuto. Lanzarse al ruedo no es agachar las orejas, vender ilusión y traer a Generelo. Lanzarse al ruedo es reconocer desde el primer momento que se han invertido veinte millones para subir a Primera División y que se irá a por los jugadores top que tenga el club en su lista de refuerzos. Lanzarse al ruedo es ir con la cara descubierta en el mercado de fichajes pero con la confidencialidad necesaria para evitar crear falsos balones de oro como con Lima o Luis Carioca

Este mercado estival será una excelente vara para medir la imagen que tiene el Mallorca en el resto de equipos y, sobretodo, para los jugadores. Porque sonar han sonado hasta ahora una docena de jugadores, pero venir no sabemos cuántos querrán venir y cobrar menos que en el Levante o Getafe. ¡Getafe! Maheta Molango tiene la difícil misión de convencer a los futuribles fichajes con un proyecto serio, ambicioso e ilusionante que tape los últimos 3, perdón 4, perdón 5 años del club. Hace dos años el Mallorca comenzaba su segundo año en Segunda y los jugadores venían sabiendo que el club había tenido un mal año. 

Pero ahora saben que lleva tres años deambulando por los campos de Segunda División, dando, en algunos estadios, pena. Si la dirección deportiva consigue superar este obstáculo y que los jugadores quieran seguir viniendo al Mallorca para ascender la afición se podrá ilusionar. Pero el precio que deberá de pagar el club por estos últimos tres años es tener el doble de dificultades a la hora de convencer a los jugadores para que vengan. No nos engañemos, esto ha pasado siempre. Se llama credibilidad. Maheta Molango se lanzará al ruedo durante estos próximos dos meses. Es joven, pero está más que formado para llevar un equipo de fútbol. El 1 de septiembre determinaremos si ha podido torear bien o se ha llevado una o varias cornadas de doble trayectoria. 

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.