Voto por Pepe Mel

Todavía con resaca electoral (y la que nos queda), en medio de este baile de nombres que tanto gusta a aficionados y prensa para sustituir a Vicente Del Bosque voto por Pepe Mel. Se ha visto en los últimos partidos de La Roja que el banquillo, al igual que la clase política, necesita un cambio de aires. Gente nueva, fresca. Noveles que afronten el cargo con la ilusión propia del inicio de una etapa y no con la templanza y la neutralidad de la permanencia.

¿Son válidos Joaquín Caparrós, Míchel, Julen Lopetegui y Paco Jémez para el cargo? Sí. Pero, siendo sinceros, las opciones que tiene el canario de ocupar el banquillo nacional son mínimas. ¿Por qué? Primero, porque , en un primer momento los dos candidatos principales para Ángel María Villar eran Rafa Benítez y Julen Lopetegui. Al madrileño parece interesarle más quedarse en las islas británicas. Lopetegui, puede que también. Segundo, porque Villar se ha puesto como máxima que el seleccionador sea alguien que no tenga equipo para evitar compromisos. En esa coyuntura encontramos a Caparrós, Míchel y Pepe Mel. No incluyo a Julen porque, salvo sorpresa, en las próximas horas debería de firmar con el Wolverhampton. 

Pepe Mel hasta la fecha no ha estado en un grande. Lo más cerca que ha estado de la élite ha sido con Tenerife y Betis en Primera División. Pero tengo motivos de sobra para apostar por el madrileño. En primer lugar, porque conoce la Federación. La conoce porque él ha sido profesor del curso de entrenadores que imparte cada año la RFEF. De hecho, fue alumno suyo Mauricio Pochettino, un magnífico entrenador, por cierto. En segundo lugar, porque sabe gestionar y hacer crecer a jugadores jóvenes. En aquella plantilla del Betis que ascendió en 2011 tenía a un tal Beñat de 23 años, a un tal Jonathan Pereira de 23 años, al igual que otro que se llamaba Cañas. Además lidió con un Betis que combinada veteranos como Rubén Castro, Jorge Molina o Iriney con gente de la cantera. Justo la mezcla que se está produciendo ahora en la selección

En tercer lugar, y en relación con esto último, Pepe Mel ha sabido dominar a las estrellas de su equipo allá donde ha ido. Mejor dicho, se los has ganado. Cuando el madrileño dejó el banquillo de Benito Villamarín, Rubén Castro fue claro: "De todos los técnicos que he tenido es el que más ha sacado de mí. Además de entrenador ha sido un amigo y un padre para mí", declaraba en una entrevista con José Espina en AS.

Pepe Mel, durante su etapa como entrenador del West Bromwich / Imagen: SkySports

Por otra parte, Pepe Mel tiene una personalidad parecida a la de Vicente Del Bosque. Es un tipo simpático, educado, templado  y cercano. En este sentido, el cambio no sería tan grande como si se pusiera, por ejemplo, a Joaquín Caparrós. Eso sí, el madrileño es más pasional que el salmantino. Le duelen más los golpes bajos que al salmantino, pero también creo que gestiona mejor las victorias. Y sobretodo esto último, gestiona. 

Por último, y más importante, en medio de este debate sobre el estilo que acompaña a este cambio de ciclo, Pepe Mel siempre ha optado por un fútbol de toque. Tanto el Rayo Vallecano como el Betis tenían un buen trato de balón tanto en su salida como en campo contrario. Pero a ello se le sumaba una profunda intensidad que imprimía Mel. Quería a un equipo bien ordenado, intenso y que elaborara con paciencia. El juego directo era la última opción, aunque en función del rival debía de amoldarse. Ya lo dijo el propio técnico: "hay que cuidar el balón como si fuera vuestra propia mujer". Cuando el Betis bajó a Segunda el tenía claro que "la mejor forma de encarar las cosas es tener presente que estamos en Segunda", por lo que es un técnico que suele funcionar muy bien después de una mala temporada. Sus tres ascensos no son casualidad. 

Me consta que Pepe Mel estaría encantado de ser seleccionador nacional. Para él sería "un orgullo", pero el balón está en el tejado de la Federación y en concreto de Villar. Se avecinan unas semanas moviditas. Para empezar, esta próxima semana el máximo mandatario se reunirá con Vicente Del Bosque, quien le comunicará que no quiere seguir. En el caso de que se confirme la no continuidad del salmantino se buscará a un nuevo seleccionador. Pero a finales de octubre se van a celebrar elecciones a la presidencia de la RFEF y en función de quien saliese podría nombrarse a otro seleccionador. Un candidato quiere a Lopetegui, otro a Caparrós y otro a Paco Jémez, aunque a ninguno de ellos les disgustan las otras opciones. Por lo tanto, se podría dar el caso de que se nombrase ahora a un seleccionador interino. Yo, por si acaso, voto por Pepe Mel.

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.