Divorciados del amarillo

Tercer empate consecutivo del Real Madrid contra el tercer equipo amarillo. Lo que hace siete días comenzaba siendo una alerta amarilla contra el Villarreal hoy se ha convertido en humor amarillo. Casualmente los tres partidos en los que no han estado ni Pepe ni Casemiro. Tres jugadores que han demostrado ser mucho más fundamentales para el equipo de lo que parece. En ataque los blancos supieron contrarrestar con creces a los de Thomas Tuchel y desactivaron por momentos a Aubameyang, que estaba de reválida contra el club de su vida, y a Götze. De hecho, tuvo varias ocasiones para llevarse los tres puntos a la capital. Pero una vez más, los errores puntuales en defensa volvieron a pagarse caro. Como la ruleta de Varane contra el Villarreal y como la falta de concentración en Las Palmas. Los blancos siguen dependiendo de sí mismos para ser primeros, pero Zidane debería de comenzar a tomar alguna que otra decisión en defensa. Ya son demasiados partidos que se han escapado por la retaguardia. 

Para la cita, Zidane sacó al equipo más ofensivo posible. Ante la segunda baja consecutiva de Casemiro por lesión, optó por salir al ataque con James en lugar de Kovacic. Toda una declaración de intenciones, muy alejado de aquel trivote que había sacado Ancelotti dos años atrás con Xabi Alonso, Modric e Illarramendi. Todavía con el runrún del empate contra Las Palmas, el técnico de Marsella siguió mostrando personalidad y decidió devolver la portería a Keylor Navas. Y su regreso tuvo como carta de presentación un verdadero paradón a un disparo de falta de Gonzalo Castro. A los tres minutos, el tico metió los puños en el palo derecho de su portería para evitar que los locales abriesen el marcador. Justo un minuto antes, los blancos habían disparado al palo. Lo cierto es que el partido prometía. 

Fue el Borussia Dortmund quien consiguió hacerse dueño del partido. Al menos durante el primer cuarto de hora. El equipo alemán consiguió que los madridistas se encerraran en su campo y se metieran atrás gracias a los constantes pases en profundidad. La velocidad de Aubameyang, el descaro de Götze, el desparpajo de Dembele y la templanza de Castro hicieron pasar a los blancos por una verdadera pesadilla. Pero los blancos respondieron al agobio local con un jugadón. Un jugadón que acabaría con Cristiano Ronaldo marcando el primer tanto. Gracias a una combinación de los cinco magníficos. Modric dejó atrás a tres jugadores del Borussia con un maravilloso pase para Benzema. Benzema para Kroos. Éste para James. James para Bale. Taconazo de Bale desde la línea de fondo para Cristiano Ronaldo. Y gol. Una maravillosa jugada trenzada en cinco pases y muy pocas transacciones para que los blancos se pusieran por delante. 

André Schürrle, celebrando el empate a dos minutos del final / Imagen: UEFA Champions League

Pese al gol, los alemanes siguieron creando peligro. Vieron en la banda de Danilo la principal vía para crear peligro al marco merengue. A los veinticuatro minutos, Dembele recibió un magnífico pase de Aubameyang y, tras recortar a Varane, disparó alto. Era la ocasión más clara de los amarillos que veían como con muy poco los blancos ya se habían puesto por delante. Los alemanes bajaron dos marchas el ritmo del partido en el último cuarto de hora. No obstante, se encontrarían con un regalo totalmente inesperado, aunque no por ello inmerecido. Un lanzamiento de falta de Guerreiro fue despejado por Keylor Navas con los puños al centro, pero se encontró con la cabeza de Varane, que se marcó en propia puerta. Un error que nadie esperaba de un portero de la talla de Keylor. Y más tras a lo que nos había acostumbrado. Jarro de agua fría para los blancos. Tras haberse librado en tantas ocasiones llegaba el tanto de la forma más absurda. No obstante, en el último minuto, la zaga del Borussia volvió a hacer aguas y Cristiano Ronaldo anotó el segundo tanto con un magnífico de cabeza. No obstante, el linier pitó fuera de juego. 

En la reanudación, ambos equipos acordaron seguir con el mismo guion de la primera parte pero con una intensidad más rebajada. Los blancos sabían que el controlar la velocidad de los tres mediapuntas locales era controlar en gran medida el partido. Los de Thomas Tuchel pagaron el sobreesfuerzo hecho durante la primera media hora de partido y se tradujo en un mayor número de imprecisiones. En un saque de esquina, Toni Kroos centró un balón al segundo palo que Benzema remató al palo y Varane se encontraría con el rechace para anotar el segundo gol. Ante ese nuevo escenario, Zidane optó por reforzar el centro del campo y retiró a James Rodríguez, que, pese a no destacar en ataque, hizo un trabajo enorme marcando a Ginter. Su lugar lo ocupó Kovacic. 

Ante el descontrol del encuentro, el entrenador local dio entrada a Emre Mor para buscar un mayor desequilibrio. Y lo encontró. Gracias al turco los madridistas fueron perdiendo el poco control que habían conseguido en los últimos minutos. El partido se dirigía a un verdadero partido de tenis de idas y venidas. Pero en otro error defensivo, André Schürrle marcó un golazo desde el vértice del área por la escuadra para establecer el empate final. 

Mis notas:

Keylor Navas: 7. Pese al error del gol salvó varias ocasiones claras locales. Le faltó seguridad en los centros. 
Dani Carvajal: 5. Por momentos superado y perdiendo constantemente la posición. 
Sergio Ramos: 4. Demasiadas imprecisiones. Debe corregir los errores del compañero, no propios. 
Varane: 7. El mejor de atrás, pese a perder de vista el balón en el segundo gol. Además, se ha estrenado como goleador esta temporada. 
Danilo: 6. Ha cumplido con creces en una posición que no es la suya secando a Dembele. 
Toni Kroos: 6. Ha estado correcto. Sin brillar en exceso ha dirigido bien al equipo. 
Luka Modric: 8. El mejor de los blancos con diferencia. Una pena que su actuación esté eclipsada por el resultado. 
James Rodríguez: 6. Pese a no destacar en exceso en ataque, tapó muy bien el medio local. Trabajo que no se ve pero que el equipo nota y agradece. 
Cristiano Ronaldo: 7. El mejor de la BBC. El más activo. Atrevido, le faltó contundencia en algunos remates. 
Gareth Bale: 5. Uno de los partidos más discretos del galés, rompiendo con el ritmo que llevaba esta temporada. 
Karim Benzema: 6. Correcto. Apareció en los mejores minutos de los blancos en ataque. 
Mateo Kovacic: 5. Le tocó actuar en medio del descontrol, pero no desentonó.
Álvaro Morata: s/e

Con la tecnología de Blogger.