Desmontando los 5 males artificiales del Mallorca

Una vez consumida la cuarta derrota del Mallorca en Liga, de la boca (y del teclado) de los aficionados más dolidos comenzaron a desprenderse lamentos. Muchos lamentos. Y algún enfado. Por un momento, mi timeline parecía una canción de Álex Ubago o de Pimpinela. Era un riesgo leerlo. No por el hecho de gastar un poquito de ese 4% de batería que me quedaba, sino por las barbaridades que se podían leer. A continuación pienso desmontar uno a uno los cinco males, o las cinco crisis, que los aficionados más pesimistas y catastrofistas, que no son pocos, han atribuido al equipo. Con argumentos pienso demostrar lo que llevo semanas diciendo: que al Mallorca sólo le separa de estar arriba la falta de gol, y desmontar las gilipolleces tonterías que se dicen en caliente. Allá voy. 

"Más de lo mismo"

¿Más de cuando? ¿De esta temporada? ¿De la anterior? ¿de la de Karpin? ¿O de la primera en Segunda? Para los que ese "mismo" se refiere a la primera temporada les diré que vuelvan a ponerse los 42 partidos y se lean los periódicos de aquella temporada. Pronto se darán cuenta que en esta temporada hay el triple de ocasiones y la mitad de goles encajados. Al leer también se darán cuenta de que hay paz institucional. Si nos referimos a la segunda, podrán comprobar , aparte de lo institucional, que los partidos que se pierden son por la mínima. Ah, y se dominan y se crean ocasiones. Por no decir que este año el equipo tiene el carácter de Mr. T. En el caso de que sea el año pasado, podría aceptarlo con matices. Con Albert Ferrer se creaban ocasiones pero hasta enero el gol no llegó. En enero también llegó una gestión con conocimiento de fútbol. ¿De veras este Mallorca es el mismo de otros años? Bueno, si echamos a Vázquez pensando que es su culpa que Óscar Díaz falle un mano a mano sí que será más de lo mismo. 

"Falta actitud"

La excusa fácil. Como a la menopausia, se le echa la culpa de todo en caso de derrota. Ya pueden defender bien, atacar constantemente y correr hasta que dure el físico que si el rival te marca se dirá que ha faltado actitud. De los diez partidos que ha jugado el Mallorca no ha sido inferior al rival en ocho de ellos. Lo ha demostrado en defensa y con ocasiones (llegado aquí os recomiendo repasar este artículo). No con goles, que si no estaría arriba. No marcar las ocasiones que tienes no es falta de actitud. Es, simplemente, no tener pegada. 

"Al Mallorca le gana cualquiera"

Seguramente, el fenómeno que soltó esta frase y se quedó tan ancho no cayó en que jugaba en el campo del líder, de donde no había salido ningún punto. Para más inri, jugó tras haber disputado un partido de Copa del Rey tres días antes. Cosa que no le pasó al Levante, que había caído en la ronda anterior frente al Cádiz. Pero es que las derrotas del Mallorca esta temporada han sido, hasta ahora, contra Levante (1º), Lugo (2º), Reus (3º) y Rayo Vallecano, que se ha gastado once kilos en confeccionar su plantilla. El Levante, líder, tiene un límite salarial de 10,3 millones, casi cinco más que el Mallorca. Juan Ramón López Muñiz ha confeccionado su plantilla gastándose más de dos millones (750.000 euros en Esteban Saveljich, 600.000 en Jefferson Lerma, 500.000 en Chema Rodríguez y 200.000 en Sergio Postigo), más los sueldos. Pero como opinar es gratis y lamentarse también, nos dejaremos llevar y diremos que al Mallorca le gana cualquiera y que todo es un desastre. 

El director deportivo, Javier Recio, conversando por teléfono frente a Maheta Molango / Imagen: José Sellés

"¡Vázquez vete ya!"

El fútbol es tan bipolar que es capaz de convertir al personaje más desado por la afición en el más discutido. Ha surgido en infinidad de ocasiones. El Atlético con el Kun Agüero, el Barça con Luis Figo o el Nápoles con Higuaín. Tras la destitución de Albert Ferrer y con el crédito de Pepe Gálvez agotándose, la afición pedía a gritos a Fernando Vázquez Pena, avalado por su ascenso con el Deportivo hace dos temporadas. Ahora muchos ya piden su cese. Fernando Vázquez es malo (con dos ascensos y medio*), al igual que lo era José Luis Oltra, Lluís Carreras, Valery Karpin, Miquel Soler o Albert Ferrer, ¿no?  Cuando estaba el técnico ruso se pedía al Nanu Soler y cuando estaba el Chapi se pedía a Fernando Vázquez. Por pedir, el aficionado del Mallorca podría pasarse pidiendo y cesando entrenadores toda la vida. Por suerte, no son ellos quienes toman las decisiones. Pese a estar a un punto del play-off, Oltra era requetemalo. Ahora, en el Córdoba se ha cansado de dormir en puestos de ascenso directo, además de haber ascendido a tres equipos. ¿Y si le damos al gallego la estabilidad de la que no han gozado los otros? A estas alturas de la temporada pasada, el Leganés iba decimotercero. Se asciendo en junio, no en octubre

"Planificación desastrosa"

Si bajas el grado del adjetivo seguramente nuestras perspectivas se acerquen. Uno de los primeros movimientos de Maheta Molango al acabar la temporada pasada fue traer a un director deportivo presto y dispuesto (además de cazatalentos). Ese nombre fue Javier Recio. Las bajas obligadas por contrato que tenía no eran nada fáciles de cubrir. No hay muchos Timon Wellenreuther en el mundo, y los que hay no son precisamente baratos. Vaya, que parece que los compras en un Starbucks. Tampoco hay muchos David Costas ni muchos Ortuño a precio de rebajas. A los dos primeros se les encontró un buen relevo con Roberto Santamaría y Antonio Raíllo. Pero el murciano acudió a la llamada de Quique Pina al Cádiz y dejó al equipo insular con el culo al aire. El tiempo ha demostrado que Alfredo Ortuño era la principal apuesta de los mallorquinistas, seguido de Xisco Jiménez. Pero el mallorquín primero fichó por un equipo tailandés. Así que con el mercado avanzado, sólo se pudo acudir a por promesas como Adrián Dalmau, o jugadores fuera de forma como Dejan Lekic. Que Brandon haya sentado a Óscar Díaz, a Dalmau y a Lekic (los tres delanteros puros que tiene la plantilla) demuestra las carencia en ataque del Mallorca

Cantidad no significa calidad. Y más si le restas a Adrián Colunga, que se bajó del barco el último día de mercado para fichar por el todo poderoso Anorthosis Famagusta. Estos diez partidos lo han demostrado: hay buena portería, se defiende bien (salvo acciones puntuales) y se genera juego. De hecho, este es el Mallorca que más juego genera desde el descenso. ¿Por qué se está abajo pues? Porque arriba no la meten. El Mallorca no supo encontrar el relevo de Ortuño y por eso hay que decir que la plantilla ha quedado coja de delante. El gol es el eje sobre el cual giran las emociones de todos los aficionados, los puestos y las victorias. Es lo único que le falta al Mallorca. Se vio contra el Lugo y, como no, frente al líder. Es lo que ha desviado a los aficionados a ver gigantes donde sólo hay molinos. 

*Porque en el ascenso del Betis (2000-2001) sólo dirigió al club hasta la jornada 29. 

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.