La renovación, el mejor galáctico de Florentino

Este verano de 2016 ha sido un verano inusual. No porque Enrique Iglesias no hiciera la canción del verano, que la ha hecho, ni porque Ana Obregón no abriese la temporada con su tradicional posado. Ha sido un periodo estival diferente porque Florentino Pérez no se ha sacado ningún galáctico de la manga. Nos había mal acostumbrado con fichajes top como Danilo (2015), Toni Kroos (2014), Gareth Bale (2013) o Modric (2012). Pero este verano, lejos de salir a por jugadores, se ha optado por una política de regreso. De ahí que estén en la plantilla el repescado Álvaro Morata y el mallorquín Marco Asensio

Aunque pudiese parecer que la planificación del Madrid se queda en traer o no traer jugadores en verano, va más allá. Mucho más allá. Este verano se partía con entrenador ya colocado y sobre Zidane se ha cimentado el nuevo proyecto de Florentino que, de momento, no tiene fecha de caducidad. Tampoco parece que a corto-medio plazo la vaya a tener. Al francés se le han otorgado tales poderes desde las altas esferas del Santiago Bernabéu que él y sólo él decido qué jugadores se van y qué jugadores se quedan. No se veía a un francés con tanto poder sobre la península desde Napoleón. Fue el técnico de Marsella quién decidió que no viniese Pogba. Quien no quiso escuchar ofertas por Marco Asensio y decidió reservarle un dorsal. Quien trató a toda costa que Isco y James hicieran las maletas en verano. Y quien ha hecho saber a los de arriba que este bloque es su bloque para el futuro.

Florentino Pérez, durante un acto institucional / Imagen: Europa Press
 
El mejor fichaje del Madrid esta temporada son las renovaciones que está llevando a cabo. El mejor galáctico del Real Madrid se llama renovación. Pero no renovación a cualquier precio. Florentino ha dejado su bolígrafo Bic sin tinta y ha firmado de una tacada las prolongaciones de contrato de Lucas Vázquez, Morata, Nacho, Bale y Cristiano. Las cuatro primeras, además de merecidas, consolidan un proyecto de futuro. Un proyecto, además, ilusionante. Los tres españoles están llamados a ser pilares en el Real Madrid y en la selección española. De ahí que no se haya traído a nadie este verano. Ha sido el eterno dilema que runruneaba por los pasillos de Concha Espina y que ha acabado dándoles la razón: no hay en el mercado ningún jugador que mejore lo que hay y que acepte su rol como Morata, como Lucas, como Asensio, como Mariano...

Los contratos hablan por sí solos y asignan papeles. Hasta 9 jugadores de la plantilla tienen contrato hasta 2020. Quienes tienen el contrato más largo son aquellos jugadores que tanto Zidane como el club consideran los pilares sobre los que se debe fundamentar el Real Madrid del mañana. Ellos son Marco Asensio (2022), Gareth Bale (2022), Álvaro Morata (2021), Casemiro (2021), Lucas Vázquez (2021) o Kovacic (2021), que, por cierto, está creciendo a un nivel espectacular desde la lesión de Casemiro. Con la mayor parte contractual de la plantilla solventada, ahora hace falta analizar los jugadores que acaban en junio, Pepe, o en temporada y media, Isco y Rubén Yáñez.

Duración contractual de la plantilla del Real Madrid/ Imagen: Real Madrid/  Infografía: José Sellés
 
Salvo sorpresa mayúscula, Pepe va a renovar, ya sea por una temporada más otra en función de partidos jugadores, ya sea directamente por dos. Sobre Isco tengo más dudas. El malagueño ya ha dejado claro en más de una ocasión que si no tiene los minutos que espera a final de temporada contemplará varias opciones. Siendo sinceros creo que esta temporada marcará el futuro del de Benalmádena. De no estar satisfecho, en verano el Real Madrid le buscará una salida para que doce meses después no se vaya gratis. Es pura estrategia económica. Mejor sacar poco que nada por un jugador que ha rendido por tramos. También está próxima la renovación de Karim Benzema, cuyo contrato finaliza en 2019 y que se quiere prolongar hasta 2021. 

Se trata de simples retales de una plantilla que está condenada a estar unida en los próximos años en su 60-70%. Zidane ha demostrado gestionar muy bien en vestuario. También ha demostrado tener la personalidad suficiente como para sentar a buques insignia y con temperamento como Cristiano Ronaldo. Sin embargo, el francés lleva media hora como entrenador blanco que diría aquel. Seguramente esta no sea su última temporada como entrenador, lo que nos permitirá analizar más adelante y más profundamente su gestión desde el banquillo de una plantilla que le acompañará durante, de momento, mucho tiempo.

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.