Victoria a la francesa

El Real Madrid consiguió una victoria de prestigio contra uno de los rivales más correosos de esta Champions. Una victoria que salió cara en cuanto a kilómetros, esfuerzo, pero sobretodo, lesiones. Bale tuvo que ser sustituido por un golpe en el tobillo y Marcelo por molestias. El regreso de Cristiano Ronaldo al José Avalade era la ocasión perfecta para confirmar las sensaciones vistas en el Vicente Calderón el pasado sábado. Por momentos se vieron chispazos de ese Madrid, que delante tuvo a un muy bien ordenado y trabajado Sporting. Fabio Coentrao se cargó un partido que se tenía más o menos controlado. Pero Karim Benzema, que en las últimas semanas se había cuestionado su rendimiento esta temporada, regresó para dar una victoria fundamental en la lucha por la primera plaza. Todo esto mientras en Dortmund se montaron una orgía de goles.

Los focos estaban puestos sobre un jugador: Cristiano Ronaldo. El hijo pródigo del fútbol portugués regresaba al estadio que le vio nacer y dar sus primeros pasos en la élite trece años después. El José Alvalade se vistió de gala para dar la bienvenida al luso. Un estadio coqueto y que presiona. El partido del Santiago Bernabéu demostró que el Sporting no era presa fácil. No lo fue como visitante y en casa no sería menos. Para el choque, Zidane apostó por los mismos jugadores que se llevaron el derbi tres días antes, con la única excepción de Sergio Ramos, que sentó a Nacho Fernández

El estado anímico de los blancos, que venían de conquistar el Manzanares, sumado al ritmo vertiginoso que habían exhibido los portugueses en Madrid aventuraban partidazo. Los locales dieron a conocer sus intenciones desde el primer minuto. Jorge Jesús planteó un sistema valiente, con todas las líneas muy adelantadas y con la practicidad en mente. Las principales bazas sobre las que se sustentaron los argumentos ofensivos portugueses fueron la velocidad y la verticalidad. Unos ataques timoneados a las mil maravillas por Adrien Silva y conducidos por Gelson Martins y Bruno César. El extremo luso fue una pesadilla para Marcelo, que tuvo que controlar las subidas. 

Los jugadores del Real Madrid celebran el primer gol de Raphael Varane / Imagen de @ChampionsLeague

El paso de los minutos hizo que del ataque frenético inicial se pasara a una progresiva monopolización del balón por parte de los madridistas. Sólo algunas pérdidas, principalmente de Kovacic, en el medio, propiciaron que los locales llegaran al marco madridista.  A los veintinueve minutos, el Real Madrid sacaría petróleo de una jugada ensayada. Raphael Varane se aprovechó de un mal marcaje en zona y de una asistencia de Cristiano tras un saque de falta lateral de Modric para batir a Rui Patricio y adelantar a los blancos. El susto de la primera parte lo dio Sergio Ramos. El camero perdió un balón a escasos metros del área, pero Keylor Navas detuvo el mano a mano con Dost. 

Si la primera parte había sido alocada en cuanto a ritmo, la segunda lo sería en cuanto a acontecimientos. A los treinta segundos de la segunda mitad Marcelo hizo tragar saliva a Zidane al caer al suelo. Por suerte, se quedó en un amago de lesión, que más adelante abandonaría el terreno de juego por Fabio Coentrao. Quien no se libraría de lesión sería Bale. A la hora de partido, el galés fue sustituido por Marco Asensio. El mallorquín tenía media hora por delante para seguir justificando su incursión en el equipo por delante de James Rodríguez. Participativo y sin complicarse la vida, no desaprovechó la ocasión para buscar asociarse con los de arriba. A los veinte minutos, el colegiado expulsó a Joao Pereira por golpear a Kovacic en el estómago. 

El final de encuentro pareció un calco al partido del Santiago Bernabéu. Principalmente se pareció en que los blancos se llevaron los tres puntos en el último suspiro. Esa montaña rusa de sensaciones comenzaría en el minuto ochenta, cuando Coentrao le complicaría el partido al Real Madrid. El lateral portugués cometió un penalti por mano y Adrien Silva no desaprovecharía la ocasión para empatar el encuentro engañando a Keylor Navas desde los once metros.. Los blancos afrontaban los últimos diez minutos en la frontera entre ganar o dejarse el liderato del grupo en Portugal. En el otro partido del grupo, Borussia y Legia se habían propuesto batir el récord de goles en un partido de Champions.  Pero a tres minutos del final, un centro de Sergio Ramos lo aprovecharía Benzema para marcar el segundo gol. Dos goles y tres puntos que saben a más que una victoria. Los madridistas se jugarán en el Santiago Bernabéu el liderato del grupo contra el Borussia. Será una finalísima. 

Con la de grandes equipos que están poblando las segundas plazas de sus respectivos grupos cabe preguntarse si realmente merece la pena quedar primeros de grupo. En verdad, es cierto. No obstante, en el Real Madrid tienen claro que sea quien sea el segundo clasificado en los otros grupos es fundamental quedar primeros. Sobretodo por un elemento que de lejos no se tiene en cuenta pero que a la hora de la verdad es clave: jugar el partido de vuelta en casa.

Anotando...

Keylor Navas: 7. Ofreció la seguridad que acostumbra y tapó bien los espacios en las ocasiones locales.
Carvajal: 6. Demasiado tráfico en su banda. Aun así conectó bien con Lucas y Cristiano.
Sergio Ramos: 5. Solventó bien las envestidas de Gelson y Bruno César. Cometió errores aislados de concentración que pudieron salir caros.
Varane: 7. No sólo evitó goles. En esta ocasión, también los marcó. Progresa adecuadamente. Sobretodo en confianza.
Marcelo: 6. Desbordado con Gelson Martins, pero un filón en ataque hasta que aguantó.
Isco: 5. Irregular. Jugó más retenido que en el Calderón y eso tapó sus mayores virtudes.
Modric: 6. El magnífico planteamiento del Sporting le dificultó más de lo habitual encontrar espacios. Aun así los encontró.
Kovacic: 5. Demasiado trabajo en defensa. Le pasó factura el ritmo vertiginoso del partido.
Cristiano Ronaldo: 6. Algo tímido en su regreso a casa. Tocó pocos balones.
Gareth Bale: 6. Demasiado previsible y sin espacios para galopar.
Lucas Vázquez: 5. Su actuación más discreta de la temporada. Impreciso.
Marco Asensio: 6. Participativo y dando fluidez a la circulación de balón. Sin complejos.
Benzema: 7. Contestó a quienes le cuestionan con el gol de la victoria. Talento de sobra.
Fabio Coentrao: 4. Salió y no aportó ni en ataque ni en defensa. Complicó la vida a los suyos con un penalti absurdo. 

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.