El Real Madrid conquista a América

Con menos exigencia de la esperada, pero sí con un toque de incertidumbre, el Real Madrid venció al Club América y pasa a la final del Mundial de Clubes. El equipo mexicano sirvió para romper con todos los prejuicios que yo tenía sobre un equipo americano. No fue rocoso, no fue incómodo, no mordió y apenas creó peligro. Perdieron gracias a una genialidad blanca que culminó Benzema y a Cristiano Ronaldo. Sí. El luso tuvo tres ocasiones muy claras con las que podría haber cerrado el partido mucho antes. En el semivacío Internacional de Yokohama apenas se vio fútbol. Atrás, los madridistas no echaron de menos ni a Sergio Ramos ni a Pepe, ya que Varane y Nacho apenas estuvieron exigidos. En el primer encuentro que los blancos disputaban con el Videoarbitraje (VAR) FIFA se hizo notar la tecnología. Tanto en el comportamiento de los jugadores, ejemplares (cómo se notaba que sabían que les vigilaban), como en la actitud arbitral. El partido acabó con una jugada que destapó las carencias de esta nueva tecnología. La tecnología está bien aplicada al fútbol, pero es necesario invertir en quienes la controlan desde arriba.

La imprecisión gobernó durante los primeros minutos del partido. El Real Madrid comenzó inconexo, fruto de la excesiva prisa que tenía por cruzar campo contrario. Zidane ya había advertido a los suyos que los robos del América en su campo eran el principal filón para generar peligro. William Da Silva y Renato Ibarra lo confirmaron. De esa advertencia se nutrió la intención blanca, pero le nubló el orden. No obstante, los blancos fueron quienes buscaron con más insistencia la portería contraria. Sobretodo a partir de la media hora. El campeón de Europa dio un paso al frente. Presionó más arriba, con mayor agresividad y Toni Kroos adelantó diez metros su posición para afincase en la mediapunta. Hasta ese momento, Lucas Vázquez había sido un verdadero dolor de muelas para Samudio y Sambueza, a quien el gallego superó constantemente para convertirse en la principal arma blanca. 

En ese último cuarto de hora los blancos ganaron en insitencia y encontraron mayor profundidad. Cristiano Ronaldo, de los mejores en ataque, generó espacios y sólo el palo evitó que se encontrara con el gol. Bueno, y el linier, que correctamente le anuló un gol por fuera de juego. Pero en la mejor jugada del partido, el Real Madrid abriría el marcador. Cuando parecía que se llegaría al descanso con empate en el electrónico, Karim Benzema emuló a Sergio Ramos para poner fin a una maravillosa jugada. Una gran combinación blanca, nacida en campo contrario e iniciada por Modric y Cristiano Ronaldo en siete toques, acabó en los pies de Toni Kroos para que este metiera en profundidad para que el galo batiera a Moisés Muñoz con el exterior. Un toque que mandó el balón a la escuadra y al Madrid con ventaja al descanso. Un gol que eclipsaba la gran primera parte que había formalizado el guardameta mexicano

Cristiano Ronaldo, celebrando el segundo gol en el último minutos / Imagen de @ChampionsLeague

Podríamos decir sin temor a equivocarnos que las imprecisiones descansarían quince minutos, porque la segunda mitad comenzó con el mismo patrón que la primera: más pases fallados que acertados. El América, atrapado en su lentitud, quería hacer daño. Pero, si bien les costaba atravesar la primera línea de presión blanca, cuando lo hacían perdían la credibilidad con su toque errático. A la hora de partido, una buena combinación entre Benzema, Lucas y Cristiano generó la ocasión más clara de la segunda parte. Un pase del luso para Lucas fue devuelto por el gallego tras penetrar hasta línea de fondo, pero el disparo del recién Balón de Oro lo desviaría casi bajo palos Goltz a córner.

El técnico mexicano Ricardo La Volpe metió pólvora arriba para acabar el partido con más jugadores de ataque que de defensa. El resultado lo requería. Pero sin tener el balón, o, mejor dicho, sin que llegaran balones arriba era difícil hacer daño a Keylor Navas. Todavía no se había presenciado una ocasión clara de los mexicanos y el partido insinuaba que podría hacer acto de presencia en cualquier momento. El Real Madrid debía de mantenerse en alerta. Zidane también. Por ello, y por sorpresa, el técnico marsellés tiró de James Rodríguez para darle frescura al centro del campo y retiró a Toni Kroos, que hasta el momento se había erigido en el mejor de los 22. El partido concluyó con un gol de Cristiano Ronaldo en el último minuto. El luso, que había dispuesto de muchas ocasiones claras durante la primera parte, ejecutó una gran contra para certificar el pase de los blancos a la final. Pero si por algo se recordará esta última jugada es por la indecisión arbitral. El colegiado dio por bueno el gol, pero los realizadores, atrapados por la prisa y la falta de verificación, entendieron que había fuera de juego y así se lo comunicaron al colegiado. Al final, la máxima autoridad tuvo que rectificar y dar por buena la jugada que cerraba un partido como esa última decisión: irregular.

Anotando...

Keylor Navas: 5. No tuvo trabajo. Apenas un par de disparos mexicanos desde la frontal.
Carvajal: 7. Poco exigido, pero muy correcto atrás. Aprovechó los espacios de la segunda parte para hacer daño.
Varane: 5. La imprecisión mexicana le quitó trabajo. Pero no perdió la posición.
Nacho: 5. Su partido más plácido. Bien situado en los rechaces.
Marcelo: 5. No fue necesaria su aportación en ataque. El América le permitió estar más tiempo en campo contrario.
Toni Kroos: 7. Fue el jugador más regular de los 22. El que menos balones perdió del choque.
Casemiro: 6. Con el paso de los minutos, y de la mano de Modric y Kroos, ganó el centro del campo. Buenas conexiones con los de arriba.
Modric: 7. El tándem con Kroos sujetó al Real Madrid y permitió el control del partido en todo momento.
Cristiano Ronaldo: 7. Sentenció el partido tras haber dispuesto de varias ocasiones claras.
Benzema: 6. Abrió el camino de la victoria con un golazo y generó espacios para que circulara el balón arriba.
Lucas Vázquez: 8. Mientras le duró la gasolina fue el mejor. Arriba aportó electricidad y atrás ayudó a Marcelo en defensa. 
James Rodríguez: 7. Buenos minutos que parecen haberle aupado un par de escalafones en la plantilla.
Álvaro Morata: 5. Un disparo desde la frontal y poco más. Concidió en los minutos de menos ataque blanco. 

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.