El Madrid recurre al orgullo y al carácter para ganar en El Sadar

Sin grandes alardes y a impulsos, por momentos, pero el Real Madrid volvió a ganar a domicilio firmando un buen partido. No en cuanto a calidad técnico-táctica o futbolística. El Real Madrid construyó la victoria a partir de la personalidad, el carácter, el orgullo y el pundonor. Son requisitos importantes para ganar. ¿Más que el jugar bien? Siempre se ha de buscar el buen juego y, todavía más, el juego efectivo. Pero siempre son atributos secundarios necesarios y complementarios. En esta ocasión, visitaba El Sadar que habita un Osasuna famélico de puntos. Cristiano Ronaldo se puso a tono para el partido del miércoles contra el Nápoles (donde, ahí sí, la personalidad sola no bastará), Danilo firmó muy buenos minutos antes de que se lesionara y Lucas Vázquez demostró que el parón le ha afectado entre poco y nada

El Real Madrid regresaba a la acción trece días después. Los dos partidos atrasados que acumulan los blancos en este curso, sumado al set del Barça contra el Alavés, habían derivado en que los blancos partiesen segundos en la clasificación virtual y con tres partidos menos. El Real Madrid quería devolverle el break a los de Luis Enrique. Para la conquista de El Sadar, Zidane recuperaba a cuatro jugadores fundamentales: Carvajal, James, Marcelo y Modric. Los dos últimos serían titulares, mientras que Danilo ocuparía de inicio el carril derecho. Al igual que había decidido en el Sánchez Pizjuán y en el partido de Copa del Rey contra el Celta, el francés apostó por salir con tres centrales. A Varane le acompañaron Sergio Ramos, que cumplía 500 partidos como jugador del Real Madrid, y Nacho, que cumplió 100. Dos cifras mágicas que merecían un triunfo como celebración. En el medio regresaba Modric, peón cuya transcendencia se había notado durante su ausencia.

Los blancos mostraron su voluntad de dominar el partido en los primeros minutos. Pero a veces el querer no es poder. El hecho de jugar con carrileros permitía la acumulación de muchos jugadores en campo contrario, pero por contra obligaba a que los blancos fueran muy sacrificados y solidarios en defensa. Eso no ocurrió y Osasuna consiguió hacer daño. Los locales, con sus limitaciones técnicas y tácticas que les han llevado a estar toda la primera vuelta en descenso, no renunciarían al ataque una vez conseguían superar el centro del campo. A los trece minutos (vaya minuto) un choque de Isco con Tano Bonnín acabaría con el jugador mallorquín lesionado. La fortuna le jugaba una mala pasada y tuvo que dejar el terreno de juego entre lágrimas. Se había apreciado un movimiento escalofriante que apuntaba a los peores pronósticos. Estremecedora imagen. La cara de Marcelo, que le acarició varias veces para consolarlo, e Isco era de shock absoluto. En lugar del defensa entró David García.
 
Isco celebra su gol con James, quien le acaricia / Imagen: LaLiga.


Pasados los veinte minutos, seguramente la mejor jugada de combinación del Real Madrid de toda la primera parte acabó con una asistencia de Benzema para Cristiano Ronaldo y el luso abrió el marcador. A poco que ambos equipos buscan la espalda de los centrales adversarios encontraban mucho premio, puesto que ambos equipos se mostraron muy vulnerables atrás. Prueba de la vulnerabilidad blanca sería la jugada del empate, pasada la media hora. Un pase a la espalda de Varane lo aprovechó Sergio León, que encontró un el socavón, que no espacio, que había entre el central francés y Sergio Ramos, para batir con una magnífica vaselina a Keylor Navas. Otro error atrás que costaba un gol. Pero el castigo pudo ser peor. A dos minutos del descanso, Riviére se aprovechó de un rechace de una falta procedente de Sergio Ramos para poner a prueba a Keylor Navas desde el punto de penalti con un potente disparo que blocó el guardameta tico.

La segunda mitad no estaría menos accidentada que la primera. A los diez minutos, Danilo tuvo que retirarse del terreno de juego lesionado y en camilla. Zidane, lejos de recurrir a la defensa de cuatro, dio la alternativa a James Rodríguez, que tenía por delante media hora para ayudar al equipo a buscar el gol de la victoria. Ese gol llegaría antes de lo previsto. A los diecisiete minutos de la segunda parte Isco marcaría el segundo gol. Un balón en profundidad que no logró cortar Clerc acabó en las botas de Benzema, que no logró disparar y cuyo rechace lo aprovechó el malacitano para, en carrera, batir a Sirigu por el palo largo. Osasuna volvía a estar por detrás en el marcador y sin red. Sin embargo, no se arrugó y a la mínima que pudo Sergio León buscó la espalda de James y Sergio Ramos.

Para asegurar frescura en los instantes finales del partido, Zidane metió a Lucas Vázquez en detrimento de Karim Benzema. Pero Osasuna también necesitaba los puntos. Esa necesidad se reflejó en Sergio León, el mejor de los navarros. El delantero puso a prueba en más de una ocasión en el último cuarto de hora. A destacar, un disparo seco desde la frontal, al palo izquierdo, que sacó con serios apuros el portero madridista. Pero el partido moriría en el área de Sirigu. Primero gracias a un pase en profundidad de Kovacic para James, que el colombiano centraría para que Lucas Vázquez perdonara la sentencia. Y posteriormente para que el gallego sentenciara. De esta forma el Real Madrid consiguió tres puntos que sirven para volver a la normalidad tras una semana poco habitual. Pero, sobretodo, tres puntos que han de servir para llenar la mochila de confianza para la primera final del 2017, la del miércoles contra el Nápoles. 

Anotando...

Keylor Navas: 7. Efectuó paradas que dan puntos. Fue de menos a más. Importante mejoría.
Sergio Ramos: 5. Muchas dudas en las intercepciones y poca contundencia que permitieron a Osasuna animarse a atacar
Varane: 5. Claramente perjudicado con el nuevo sistema. Jugar con tres centrales supone un esfuerzo mayor de concentración, su punto débil
Nacho Fernández: 6. Llegó tarde a alguna jugada, pero muy correcto. Como siempre
Danilo: 7. Buen partido, aunque irregular. Cuando tuvo libertad para atacar ayudó a crear espacios para que se beneficiase Cristiano y Benzema. Se marchó lesionado.
Marcelo: 6. Buen partido. El equipo echaba en falta su electricidad en el desborde.
Modric: 6. Se le notó la falta de ritmo, pero mostró la denominación de origen. 
Casemiro: 6. Gran partido. Abarcó mucho campo y molestóa Fausto Tienza. Osasuna tuvo que tirar de juego directo. 
Isco: 7. De menos a más. No quiso arriesgarse en exceso con los pases. Se vistió de salvador con un buen gol y abasteció al equipo de balones en la segunda parte.
Benzema: 5. Muy irregular. Apareció en jugadas puntuales en la primera parte y desconectó. 
Cristiano Ronaldo: 7. Participativo,mambicioso y acertado. Calentando para el duelo de Champions. 
James Rodríguez: 6. Dio continuidad a las transiciones del equipo, pero le faltó decisión de cara a puerta.
Lucas Vázquez: 7. Desde que salió no dejó de crear peligro. Pudo sentenciar en el 89 y sentenció en el 91. Revulsivo que garantiza rendimiento.
Kovacic: 6. Está en un espléndido momento y lo demuestra. Defendió y dio profundidad al equipo. 

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.