El mejor Madrid regresa para hacer claudicar al Nápoles tras 18 partidos

Victoria importante, pero no decisiva, del Real Madrid para abrir la puerta de los cuartos de final. No obstante, será en San Paolo donde tendrá que dar el paso definitivo. Un paso que no será nada fácil.  Se lleva dos goles de ventaja, que pudieron ser más. El gran partido de los blancos en orden, intensidad y actitud se contrapuso a su eficacia. A la de Benzema, que marcó uno de sus cinco disparos. A la de Cristiano Ronaldo, que buscó (y mereció) el gol, pero no lo encontró. A la de James, que, sorprendente alineación en el once, dio equilibrio en el centro del campo, abrió espacios en ataque y hasta tuvo dos ocasiones claras. De sus mejores actuaciones desde que viste de blanco. Los de Zidane superaron al Nápoles en intensidad y velocidad, lo que, dadas las características de los italianos, tiene mucho mérito. Casemiro, Kroos y un extraordinario Dani Carvajal lideraron la victoria.

La advertencia estaba clara. Perdón, más que clara. Al toque que le lanzó el Wolfsburgo la temporada pasada en el partido de ida de los cuartos de final se sumaba el correctivo que Unai Emery había impuesto a un Barça que había salido a verlas venir veinticuatro horas antes en París. Zidane no quería que los suyos repitiesen tal experiencia y por ello salió con el once de gala con el sorpresón mayúsculo de James Rodríguez, que sentaba a Lucas Vázquez. La titularidad del colombiano se podía entender con el fin de contener el centro del campo y darle equilibrio al equipo. El Nápoles ya había dado síntomas de equipo muy veloz y ello obligaba a ver a un Madrid muy solidario en defensa.En esta ocasión, sí, la defensa se presentaba más determinante que el ataque.

El Real Madrid salió eléctrico cual botella de Coca Cola tras ser agitada. En la primera jugada del partido, Benzema tendría la primera ocasión a los veinte segundos, tras un centro de Cristiano Ronaldo. Era la primera advertencia del galo. Pepe Reina se vestiría de salvador para evitar el primer golpe local. Ambos equipos decidieron buscar los puntos débiles del rival, que eran los mismos que los propios: la defensa. En el Real Madrid se vio a los ocho minutos. Una pérdida en campo propio pilló a Varane descolocado, al igual que Keylor Navas, y Lorenzo Insigne lo aprovechó para, desde prácticamente el centro del campo, anotar el primer gol. El que menos había fallado hasta el momento iba por delante en el marcador. O, mejor dicho, quien mejor había aprovechado los errores del rival. Benzema había tenido hasta tres remates que habían sido en vano.

Toni Kroos, celebrando su gol, con Sergio Ramos y Marcelo de fondo / Imagen: Agencia EFE

Pero a la cuarta fue la vencida. Cuando el partido cumplió la mayoría de edad, Carvajal puso un extraordinario centro con el exterior al que Cristiano no llegó, pero Benzema remató para batir a Reina y empatar el partido. El gato aparecía cuando más lo necesitaba el equipo. El tanto permitió que los de Zidane poco a poco se adueñaran del balón. A los 27 minutos, Cristiano Ronaldo remató un centro, a escasos metros de la portería italiana, alto. El luso perdonaba el segundo gol en unos minutos realmente deliciosos para los madridistas. Habían conseguido encerrar a los napolitanos y superarles en el aspecto físico. Los italianos tenían clara su estrategia: buscar la espalda de los centrales con la verticalidad extrema como principal patrón. En los instantes finales de la primera parte, un pase muy inteligente de Carvajal al espacio lo aprovechó Cristiano Ronaldo para poner un centro raso, pero el remate de Benzema lo desviaría Pepe Reina y el palo. El segundo gol se resistía, pero los blancos eran quienes más lo camelaban.

La reanudación no pudo comenzar mejor. A los tres minutos, Cristiano Ronaldo aprovechó una recuperación de James para llegar hasta línea de fondo, romper a Diawara y ceder el balón al balcón del área para que Toni Kroos ajustara una extraordinaria rosca al palo izquierdo de Reina. Un gol con denominación de origen Toni Kroos. Cuatro minutos más tarde, Marcelo lo intentaría desde fuera del área tras un saque de esquina. Ese disparo sería el prólogo del tercer tanto, que llegaría un minuto después. Un regate de Benzema que se dejó atrás lo aprovecharía Casemiro para enganchar una volea con la pierna diestra al palo largo italiano. En un abrir y cerrar de ojos el Madrid triplicaba su ventaja en el marcador y se adueñaba un poquito más de la eliminatoria. 

El Nápoles interrumpiría el dominio blanco pasado el minuto 20 de la segunda parte con una clara ocasión que falló Mertens tras un centro de Zelinski. Acto seguido, el delantero volvería a perdonar pero con la jugada iniciada por la banda contraria. Los últimos veinte minutos de partido los jugó Pepe en sustitución de Sergio Ramos. James Rodríguez no supo aprovechar un gran pase entre líneas de Kroos para batir a Reina, quien frenó con una gran mano  la definición del colombiano. Zidane no quería que el equipo decayese en los últimos mi utos y dio entrada a Lucas Vázquez por un ovacionado James. A diez minutos del final, el lonier anularía un gol a José Callejón por claro fuera de juego del granadino. Al minuto siguiente, y tras una jugada ensayada desde el saque de esquina, Modric desviaría un disparo cerca de la escuadra visitante. Acto siguiente, Marcelo perdonaría el cuarto tras otra buena combinación en la que el brasileño ajustó demasiado el disparo al palo largo. En los coletazos finales del encuentro el Nápoles, con más corazón que cabeza, buscó reducir la eliminatoria, pero los blancos consiguieron mantener el orden, que fue lo que les llevó a llevarse este primer asalto. Para el partido de vuelta a los blancos les espera un infierno, principalmente en la grada. Esa adversidad deberán de superarla jugando con la intensidad de hoy. La recompensa será eliminar a un rival muy correoso y, sobretodo, competitivo. Sin Cavani , ni Di María, pero sin perder desde octubre.

Anotando... 

Keylor Navas: 5. El Nápoles apenas disparó, pero el gol lo pilló mal colocado. 
Carvajal: 8. Sobresaliente. Rápido y seguro atrás y peligro constante arriba. Seguramente su mejor partido esta temporada. 
Varane: 5. Estuvo descolocado en el primer gol, pero concentrado el resto del partido. Le sigue faltando regularidad mental. 
Sergio Ramos: 6. Se anticipó muy bien y decidió muy rápido en los contragolpes italianos
Marcelo: 6. Algo más estático de lo habitual, pero dañino en ataque. Nadie desequilibra como él. 
Casemiro: 7. Magnífico partido. Dio equilibrio al medio y ayudó a los centrales a parar las contras. Hasta se permitió el lujo de marcar un golazo.
Toni Kroos: 7. Dirigió todo el ataque, lo organizó a su gusto y marcó. Cuando juega más arriba es más determinante y sus pases son más decisivos
Modric: 7. Polifacético. Hace muchas cosas y las hace bien. El mejor centrocampista del mundo.
James Rodríguez: 7. Corrió como el que más pese a no jugar en su posición natural. Voluntarioso, participativo y generoso
Benzema: 6. No está en su mejor momento, pero marcó e influyó en la circulación del balón en ataque. Importante con el balón y sin él. 
Cristiano Ronaldo: 7. Más colectivo de lo habitual. Centró, pasó y remató. Falló demasiado por ser él.
Pepe: 6. Solventó bien las embestidas finales de los italianos. Hizo olvidar a Sergio Ramos.
Lucas Vázquez: 6. Como siempre. Sale, cumple y pocas veces no marca. Hoy fue una de ellas.
Álvaro Morata: 5. Apenas tuvo tiempo de demostrar. Salió para aguantar balones.  

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.