Descienden los concursos de acreedores en el fútbol profesional español

Los clubes profesionales en España respiran un poco más aliviados. Han salido de la UVI y se encuentran estables en planta. Unos en la planta de la Liga Santander (1ª) y otros en la planta de la Liga 1,2,3 (2ª). Tras muchos años viviendo por encima de sus posibilidades económicas y con el agua al cuello, el fútbol español se está saneando poco a poco. Este saneamiento llega hasta el punto de que nos encontramos en el año en el que hay menos clubes inmersos en procedimientos concursales de los últimos siete años. Los dos últimos clubes en salir del concurso de acreedores han sido el Deportivo Alavés y el Elche CF. Los vitorianos lo formalizaron el pasado 3 de octubre de 2016 a través del auto que declaraba el cumplimiento del convenio, mientras que los ilicitanos lo hicieron oficial el pasado miércoles.

Este saneamiento masivo, aunque no completo aún, se debe a las consecuencias de dos medidas. Por una parte, el reglamento de control económico aprobado en 2012 y que ha entrado en vigor en las últimas temporadas. Un control que ejerce la LFP sobre todos los clubes de su ámbito, es decir, Primera y Segunda División, para que no gasten más dinero del que tengan previsto generar durante la temporada. Dicho reglamento se aprobó en el, seguramente, periodo más duro para el fútbol nacional: en el año 2011 había 15 equipos en concurso de acreedores, en el 2012 había 14 y en 2013, 17. El número de clubes que pidieron ayuda judicial no dejó de crecer hasta que en el año 2014 se produjo el punto de inflexión con un primer descenso en las cifras (15). En 2017, solamente Sporting de Gijón y Real Betis Balompié están en concurso de acreedores en Primera, mientras que en Segunda División, RCD Mallorca, Real Zaragoza y Córdoba están inmersos en un proceso concursal.

Por otra parte, el nuevo reparto de los derechos de televisión ha provocado que los clubes prácticamente doblen sus ingresos. El Real Decreto-ley 5/2015 ya ha entrado en vigor esta temporada y ha provocado que clubes como el Leganés, recién ascendido, en lugar de cobrar unos 15 millones que hubiese cobrado con el anterior sistema, pase a cobrar un mínimo de cuarenta millones. Esas cantidades suponen una inmensa alegría para aquellos clubes que no tienen deudas, pero son una alegría mayor para aquellos que deben de cumplir obligaciones financieras a corto plazo. Constituyen una razón más para ascender.
Número de clubes en concurso de acreedores en el fútbol profesionales en los últimos 7 años / José Sellés

En Segunda División es donde durante estos últimos años ha habido la mayoría de clubes en concurso de acreedores. Los ingresos televisivos también se han doblado en la categoría de plata, pero no llegan ni a la cuarta parte de lo que se ingresa en Primera. En Segunda División se pueden diferenciar perfectamente dos perfiles de clubes: los clubes históricos, como Córdoba, Real Zaragoza o Mallorca, que recientemente han descendido a Segunda División de forma inesperada y que han arrastrado la deuda que habían generado en la máxima categoría. Puesto que al planificar una temporada (casi) nadie cuenta con descender, se fijaron unas previsiones económicas que la competición les impidió cumplir. Por otra parte, hay otro perfil de equipos que no están en concurso de acreedores ni han estado. Son los clubes más modestos. Equipos que no han tenido tiempo a endeudarse en la categoría como Mirandés, Lugo, Reus o Huesca. Clubes, por otra parte, de gestión ejemplar.

Las previsiones de la Liga apuntan a que dentro de cuatro años prácticamente todos los clubes que formen parte de la LFP van a estar saneados. Principalmente debido a estas dos medidas impulsadas por el presidente del organismo, Javier Tebas, que ha hecho del descenso del endeudamiento de los clubes su principal reto. Poco a poco, los gestores se están dando cuenta de que es posible obtener buenos resultados controlando el gasto. El seminario 'Derecho y Deporte' de la Universidad de Huelva concluyó en octubre de 2016 que el 90% de los clubes superan con éxito el concurso de acreedores. Aunque puedan transmitir ciertos tintes peyorativos, los resultados de los concursos de acreedores en el fútbol indican que es una fórmula fiable para devolver la tranquilidad financiera a los clubes. Al menos, de momento.

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.