El líder del líder

Y, de repente, la mejor versión de Isco ha hecho acto de presencia cuando más lo necesitaba el equipo. En el tramo final y con la lesión de Bale. El malagueño se echó el equipo a la espalda y lideró el set que los blancos le endosaron a un Deportivo lento y descolocado en todo momento. Poco tuvo que ver el equipo de Pepe Mel, muy alejado de las versiones mostradas en otros partidos, con el Deportivo que hincó la rodilla en el minuto 93 en el Bernabéu. Isco fue el mejor de un encuentro en el que también brillaron Marco Asensio, una vez más y Kovacic. No es desmesurado asegurar que el croata ahora mismo está mejor que Modric y que debe repetir titularidad. Partido descomunal de Mateo, que fue el pegamento del equipo. Pegamento que, por cierto, echó en falta en la última jugada del Clásico. Buen partido también de James, que firmó su particular doblete en una noche en la que el Real Madrid dejó claro que la derrota postrera del Clásico estaba olvidada. Y muy olvidada. Y sin la BBC. Ya lo saben: las penas con goleadas, son menos penas.

El Real Madrid llegaba bajo mínimos en defensa y con la máxima exigencia de ganar. En esta ocasión más que nunca si no quería perder el liderato en favor de un Barça que goleaba a un deplorable Osasuna. Para la ocasión, Zidane optó por revolucionar el once alineando a un solo titularísimo. Decisión muy valiente pero también muy arriesgada. Si bien horas antes había dejado en Madrid a Toni Kroos y a Cristiano Ronaldo, en el banquillo se verían las caras Modric, Benzema, Carvajal o Casemiro. Algo poco habitual. El francés tenía en mente el partido de Champions League de dentro de seis días y quería dar descanso a unos y activar a otros. No obstante, la segunda línea blanca había demostrado ser una garantía durante toda la temporada. 

Lo volvió a demostrar de muy temprano. Apenas se había pasado el primer minuto de partido cuando Morata batió con un derechazo a Germán Lux para abrir el marcador. El Deportivo todavía no se había colocado y ya perdía. El conjunto local enseguida adoleció de ser un equipo partido y el Real Madrid, con un once muy combinativo, lo aprovecharía. Kovacic cogió el timón del equipo e Isco puso la varita mágica. Los siguientes en actuar serían Marco Asensio, tras un buen dribling que paró Lux, y el malacitano, con un disparo desde el vértice izquierdo que se marchó alto tras tocar el palo derecho. Pero no había tregua. Los blancos habían salido dispuestos a cerrar el partido por la vía rápida. Y de forma rápida llegaría el segundo. Una recuperación en campo propio que condujo de forma magistral Kovacic acabó con una combinación entre James y Danilo, que apuró línea de fondo para devolver al colombiano para que anotara el segundo con un extraordinario golpeo con el exterior.

Isco, celebrando su gol con Marco Asensio ante la mirada de Morata / Imagen de La Liga

El Deportivo estaba descolocado y muy lento. Perseguía todo el tiempo a un equipo con el balón e hizo kilómetros como para correr un Ironman. Las ocasiones aisladas de los coruñeses llevarían el sello de Carles Gil, el único dinámico arriba. Pasado el cuarto de hora, el árbitro mal anuló un gol a Morata por supuesto fuera de juego. A los 25 minutos, Lucas Vázquez perdonaría otra vida a los locales tras un error en la salida del balon. O Germán Lux volvió a salvar a los suyos, que es lo mismo. Pero pasada la media hora de partido llegaría la ocasión más clara para los blancos. La enésima ocasión madridista que nacería de una pérdida en campo local. James Rodríguez cedió con el exterior y Álvaro Morata, desde el punto de penalti, aguantó el balón un segundo pero disparó al muñeco. La ocasión recién perdonada la pagarían en la acción siguiente. Un desajuste en defensa lo aprovechó Florin Andone, quien recibió un balón de Kakuta, para recordar distancias con un disparo de primeras por la escuadra. En los minutos previos al descanso, el Real Madrid activó el modo resucitador para dejar que el Deportivo gozara de varios acercamientos peligrosos. Pero Lucas Vázquez espantaría los fantasmas en el último minuto de la primera parte con un tanto tras un rechace.

En el descanso entró Tyton por el lesionado Germán Lux en el Deportivo. Antes de llegar a la hora de partido, Lucas Vázquez fallaría un mano a mano que pudo ser el cuarto. Una gran jugada de Marco Asensio, que inició carrera en campo propio, terminó con un pase al gallego, que, de primeras, mandó fuera. Quien no fallaría sería James Rodríguez. El cafetero aprovechó el regalo de Morata, quien había recibido entre líneas de Isco, para batir a Tyton y poner el 1-4. Isco había encontrado un espacio que solo vio él para que Morata regateara al portero polaco y aguantara hasta que llegara James para sentenciar el partido. El Deportivo pudo recortar distancias, pero el linier de Sánchez Martínez mal anuló un gol de Joselu desde fuera del área por supuesto fuera de juego. Acto siguiento, Francisco Alarcón, Isco, pondría la guinda a una (otra) actuación magistral. El andaluz recibió un pase de Lucas Vázquez para anotar al primer toque el quinto gol. Con el partido más que sentenciado, Zidane decidió dejar los últimos doce minutos a Casemiro y, sobre todo, a Mariano.

Un error de Casemiro en campo propio, permitió que Florin Andone centrara un balón y Joselu, que se aprovechó de que Nacho había perdido la marca, rematara al segundo palo para marcar el segundo gol de los locales. Casemiro daría el gol, set y partido a los blancos en el minuto 87 con un disparo desde fuera del área


Anotando... 

Kiko Casilla: 6. Atajó seguro y transmitió seguridad a la defensa. 
Danilo: 6. Más preocupado de atacar que de defender. 
Varane: 4. Mal colocado y con errores de concentración. 
Nacho Fernández: 4. Echó demasiado en falta a Sergio Ramos o a Pepe. Anarquía absoluta. 
Marcelo: 6. Muy bien en ataque y despistado en defensa. Carles Gil y Juanfran le pusieron a prueba constantemente.
Kovacic: 8. Sublime. Su mejor partido esta temporada. Se encargó de repartir juego y de que el equipo no se partiese. 
James Rodríguez: 7. Gran partido del cafetero con doblete incluido. Ya suma tres goles en dos partidos. Al alza.
Isco: 9. El mejor de los 22. Inexplicable que no jugara ni un minuto en el Clásico. 
Lucas Vázquez: 6. Sin la chispa del año pasado, pero con el trabajo y desparpajo de siempre. También marcó.
Marco Asensio: 8. Marcó los tiempos del equipo y abrió los espacios. Segunda parte descomunal.
Álvaro Morata: 7. Gol, errores impropios delante de portería... y asistencia.
Casemiro: 5. De un error suyo nació el segundo gol del Deportivo. Cerró la goleada.
Mariano Díaz: 6. Pasado de revoluciones. El hambre le pudo. Le faltó pausa.
Tejero: 5. Apenas tuvo minutos para exhibirse. Lateral con atributos de cara al futuro.

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.