Kieszek regala un drama por Sant Jordi

El Mallorca sumó un insípido empate que le deja dos puntos más cerca de la Segunda División B. Una categoría que de cada vez se ve más cerca, puesto que los bermellones ya están a ocho puntos de la salvación a falta de 21 puntos. Una distancia que parece muy difícil de recuperar viendo lo mucho que le cuesta al equipo de Sergi Barjuán marcar goles (desde el inicio de temporada) y, sobre todo, ganar partidos. No obstante, las matemáticas dan una última oportunidad a los mallorquinistas. Una oportunidad que podría agotarse en las próximas tres semanas. El Córdoba asumió el papel de protagonista durante gran parte del partido, pero el Mallorca se reservó toda su artillería para el final. Un final de partido en el que los locales sacaron a relucir todas las ocasiones que se habían reservado durante los 86 minutos restantes. No obstante, se encontraron con un muro pálido entre los tres palos: Pawel Kieszek. El guardameta polaco se encargó de hacer bueno el punto para los cordobeses e insuficiente para los mallorquines.
 
Sergi Barjuán había pedido ambición desde la sala de prensa. Y esa ambición llegó al equipo. Al menos durante los primeros veinte minutos. Los locales, conscientes de la trascendencia del partido, salieron predispuestos a buscar el gol. Tardaron apenas tres minutos en encontrarlo. Lago Júnior fue quien consiguió poner por delante a los mallorquinistas. Un gol que, paradójicamente, quizás perjudicase a los propios jugadores bermellones, puesto que, una vez anotado, no volverían a disparar a puerta durante los primeros cuarenta y cinco minutos. No obstante, y a diferencia de partidos anteriores, no perdieron la compostura en defensa y retrocedieron varios metro para esperar el error de los andaluces y salir al contragolpe. Contragolpes que comandaría Culio, que intervendría Pol Roigé y que, normalmente, concluirían con un disparo de Salomao, que fue de más a menos.

A los once minutos, el Córdoba tendría la ocasión más clara en las botas de Sasa Markovic. Un balón muerto en área propia de Héctor Yuste, fruto de un despeje, lo desperdició por partida doble el delantero visitante con un primer disparo a las manos de Santamaría y un segundo disparo mordido en el área pequeña que se marchó fuera. Pero los andaluces no volverían a perdonar. Pasados los veinte minutos, Pedro Ríos igualaba el marcador tras rematar en el segundo palo un centro de Javi Galán. El extremeño aprovechó una pérdida de Campabadal para apurar una carrera hasta la línea de fondo y ceder un centro para facilitar el tanto del empate.

Tras el empate el Mallorca perdería velocidad en la recuperación del balón, lo que repercutaría en una pérdida de dominio del partido. El Córdoba consiguió igualar las tornas y fió todo su peligro en la velocidad de Pedro Ríos y Antoñito, pero también en el criterio de Javi Lara, el mejor de los andaluces.

El portero del Córdoba CF, Pawel Kieszek, durante el calentamiento del partido / Imagen de La Liga

El mismo guion con el que había comenzado el partido sirvió para la segunda parte. Los bermellones dominaron en campo contrario, pero con una descoordinación que neutralizó cualquier opción de peligro. Por ello, el técnico catalán decidió sustituir a los extremos del equipo y dar entrada a Angeliño y Moutinho. En la primera jugada con el gallego y el portugués sobre el verde, Lago Júnior fallaría la ocasión más clara del partido. En una de sus subidas, Joan Oriol cedió el balón para Angeliño, quien, de primeras, centró desde la línea de fondo y el africano paró el balón, se dio media vuelta, pero mandó el balón alto. Un disparo a escasos metros de la portería de Kieszek que daba otra vida a los cordobeses y se la restaba a los locales.

Kieszek salvador
 
El Córdoba parecía llegar entero a los últimos veinte minutos de partido y Sergi Barjuán decidió ejecutar el último cambio para intentar culminar su estrategia. Cambiados los extremos, decidió meter a Dejan Lekic para que le nutrieran de balones aéreos los dos recién entrados. Sería uno de ellos, Moutinho, quien, a los 73 minutos, puso a prueba a Kieszek con un fuerte disparo desde el vértice izquierdo que sacó de puños el portero polaco. A los 85 minutos, una falta sacada por Moutinho la remató con la punta de la bota Héctor Yuste y Kieszek se vistió de nuevo de salvador para meter una mano prodigiosa y enviar el balón al saque de esquina. Eso solo era el principio de un aluvión de balones que hicieron del domingo un verdadero lunes para el portero visitante.

En los instantes finales, el guardameta polaco sería el protagonista del encuentro. Sacó dos balones de gol, uno a Dejan Lekic, a escasos metros de la portería, y otro a Moutinho, tras una falta lateral. El encuentro finalizó en el área de los cordobeses, donde el Mallorca fue incapaz de aprovechar los cinco saques de esquina consecutivos que sacó durante el tiempo de prolongación.

Anotando...

Santamaría: 7. Pocas paradas, pero providenciales para no perder.
Campabadal: 7. Últimamente se crece en los últimos minutos de los partidos y el equipo lo agradece. Buen partido atrás y arriba.
Héctor Yuste: 5. Confuso e irreconocible. Ha perdido la fiabilidad de la primera vuelta.
Pleguezuelo: 6. Pocos errores y mucha velocidad.
Joan Oriol: 6. Supo cuando subir y decidió bien en los últimos metros.
Álex Vallejo: 7. El más regular. Dio movimiento a todo el equipo. Trabajó a la perfección.
Zdjelar: 5. Actuación insípida. Se ve superado por la situación. 
Culio: 7. Creador y conductor de todos los contragolpes locales. Actuación impecable que careció de recompensa.
Salomao: 5. Desequilibrante en la primera parte y esclavo de sus errores en la segunda.
Pol Roigé: 6. Un cuchillo con espacios, aunque desaparecido en la segunda mitad.
Lago Júnior: 6. Muy fallón. El gol no eclipsa los goles que pudo haber marcado. 
Angeliño: 4. Falló demasiados controles que frenaron muchos ataques. Poca aportación.
Moutinho: 7. No dejó de intentarlo desde su salida. Corrió, presionó y disparó.
Lekic: 5. Tuvo el gol de la victoria y lo volvió a fallar.

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.