Cristiano pone la Liga en bandeja

Isco encendió la moto, Cristiano puso los goles y, desgraciadamente, Martínez Munuera la polémica. El Real Madrid dio un paso casi definitivo para romper una sequía de cuatro temporadas sin ganar una Liga en Balaídos. Una buena actuación de los blancos en un estadio complicado y ante un rival muy competitivo puede valer una Liga, la primera de Zidane, si el próximo domingo ganan o empatan en La Rosaleda de Málaga. El Real Madrid fue superior en el cómputo global de un partido en el que el Celta nunca renunció al ataque y a utilizar sus mejores armas, llamadas John Guidetti e Iago Aspas, hasta que se cortocircuitó. Sobre todo, hasta que Martínez Munuera se cargó el partido expulsando a Iago Aspas. El árbitro valenciano tuvo una noche desafortunada para ambos equipos. Sería un error decir que el Real Madrid ganó por el árbitro, puesto que perjudicó a los dos equipos. Pero sí que el colegiado propició de forma desafortunada que el partido, quizás, tuviese más emoción.

Las caras de los blancos durante el calentamiento y en los instantes previos al choque denotaban que era más que un partido. Concentración y tensión se reflejaban en su rostro. Ganar en Balaídos suponía sumar tres puntos de los cuatro que necesitan los blancos para ser campeones contra un Celta que ya les había eliminado de la Copa del Rey en ese feudo. Horas antes del choque se había conocido que el Comité de Apelación de la Federación había dejado sin efecto la tarjeta amarilla que Undiano Mallenco había enseñado a Nacho contra el Sevilla. Pero esta decisión no hizo cambiar de idea a Zidane, quien decidió apostar por Sergio Ramos y Varane como pareja de centrales y Danilo en el lateral derecho. Una decisión un tanto extraña viendo el nivel que venía mostrando el madrileño. El francés quería darle un voto de confianza al lateral portugués. El enésimo. Todo ello con el seleccionador español, Julen Lopetegui, espiando desde el palco a Iago Aspas y Jonny.

A los diez minutos, Cristiano Ronaldo estrenó el casillero del líder con otro golazo. Isco aprovechó un pase a la espalda de Marcelo y un inoportuno resbalón de Daniel Wass para encarar a la defensa celeste. Tras un último control largo del malacitano, Cristiano recogió el balón en la frontal del área, se lo colocó y con un zurdazo por la escuadra despejaba el camino hacia la victoria. Era el primer paso. Con el marcador a favor, los madridistas tenían que fortalecerse atrás, el que había sido el talón de aquiles durante toda la temporada. Pero costaría lo suyo. El Celta había salido combativo desde el comienzo. Fiel a su idea, los de Berizzo no renunciaron a buscar la meta de Keylor Navas en cuanto tuvieron ocasión. Presión alta y recuperación en campo contrario fueron sus principales señas de identidad. Los blancos aprovecharían la acumulación en campo contrario para armar contragolpes casi decisivos. Uno de ellos a los 25 minutos. Un pase largo de Modric a la espalda de Jonny lo recogió Benzema, pero el pase de la muerte lo envió a córner Roncaglia, quien evitó que Cristiano Ronaldo rematara a puerta vacía en el segundo palo.

Los jugadores del Real Madrid, celebrando el segundo gol de Cristiano Ronaldo en el córner/ Imagen: LaLiga

El Real Madrid pasaría durante los minutos siguientes por una fase de desconexión en ataque. Tanto Iago Aspas como Guidetti aprovecharían varias pérdidas de posición de Sergio Ramos y Varane para que el Celta tuviese sus opciones de probar a Keylor. Pero la jugada más comprometida llegó a los 38 minutos, cuando Martínez Munuera no vio unas manos del central francés tras un toque de Jonny al borde del área. Acción que solo sirvió para enervar a Iago Aspas y para que el delantero moañés viera la amonestación. Segundos después, el linier mal anularía una acción clara de Benzema por presunto fuera de juego. La primera parte terminó con una clara ocasión de Benzema, que recibió entre los centrales un balón de Toni Kroos, pero tiró al cuerpo de Sergio Álvarez

La segunda parte comenzó con dos minutos que pudieron cambiar por completo el partido (y quien sabe si la Liga). La permisividad blanca atrás ayudó a que Guidetti recibiera de espaldas en el punto de penalti un balón que él mismo se encargó de perder. El balón despejado terminó en los pies de Isco, que arrancó en campo propio una carrera en la que no paró de atraer a rivales y crear espacios. Uno de esos lo aprovechó Cristiano Ronaldo, que recibió en la izquierda y batió por el palo corto a Sergio Álvarez para anotar el segundo. El conjunto local acusaría este segundo mazazo y lo reflejó durante varios minutos en campo contrario. El Celta se cortocircuitó tras el segundo gol. Ese colapso total comenzó con un piscinazo de Iago Aspas que le costó la segunda tarjeta amarilla y la expulsión. Los nervios llegarían al banquillo y el colegiado expulsó al segundo entrenador del Celta.

El Real Madrid no se libraría del habitual susto por partido. Sucedió pasado el minuto veinte y con un jugador más. Tras varios intentos, Guidetti encontraría su gol tras una pérdida de Isco en campo propio. Error grave en el control que permitió que el sueco batiese el marco visitante previo impacto en la bota de Sergio Ramos. Pero la angustia a los blancos le duraría un minuto. El tiempo que tardó Benzema en finalizar una jugada combinativa para anotar el tercero. Este tercero gol finiquitó el partido. No obstante, minutos antes de llegar a la media hora de la segunda mitad, Cristiano falló una ocasión clarísima a un metro de la portería celeste. Una ocasión que llegó fruto de la relajación. Zidane decidió dar descanso a Cristiano Ronaldo e Isco y meter a Marco Asensio y Lucas Vázquez para que disputaran los últimos diez minutos. El partido terminaría con Toni Kroos marcando un gran gol en el área pequeña. El teutón recibió un balón, dribló y se lo cambió de pie y batió por el palo corto a Sergio Álvarez para cerrar un partido que puede ser la antesala de la 33ª Liga.


Anotando... 

Keylor Navas: 8. Paradones a Jonny y a Daniel Wass que evitaron que los blancos se metieran en problemas.
Danilo: 6. Desquiciado por Jonny en defensa, pero voluntarioso arriba. Le sigue faltando más desborde.
Sergio Ramos: 6. La lentitud de Guidetti le ayudó a solventar errores propios. Imperial por arriba. Martínez Munuera no vio un posible penalti sobre Aspas.
Varane: 6. Le falta dar un paso adelante en el aspecto mental. Iago Aspas fue su pesadilla.
Marcelo: 6. No desplegó todo su desborde pero aportó visión de juego.
Toni Kroos: 8. Actuación notable con faceta goleadora incluida. Muy dinámico y muy cómodo en el medio. Poco a poco recupera su mejor versión.
Modric: 7. Recuperó la mordiente con el balón. Gran final de temporada.
Casemiro: 7. Complemento perfecto a los dos centrales. Ayudó a tapar muchos espacios y errores en defensa.
Isco: 7. Intermitente pero necesario. Cuando tuvo en balón el equipo ganó dinamismo. De una magnífica carrera suya nació el segundo gol.
Cristiano Ronaldo: 7. Dos goles que pueden valer una Liga. 
Benzema: 7. Marcó y generó mucho juego. Detalles de calidad que terminan siendo determinantes.
Kovacic: 6. Le ganó la batalla a Hernández aprovechando que ya estaba fundido. 
Marco Asensio: 6. Careció de claridad dentro del área, pero movió a la defensa celeste.
Lucas Vázquez: 5. Sólo tuvo tiempo para echarse cuatro carreras y poco más.

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.