Crónica de una Liga (casi) anunciada

La plaza de la diosa Cibeles volverá a recibir una visita un año después. En esta ocasión, no será por haber ganado la Champions (de momento). La visita se debe a la consecución de la 33ª Liga por parte del Real Madrid, la primera de Zidane como entrenador y la sexta del siglo XXI. La dificultad y regularidad que entraña esta larga competición, y la existencia de Leo Messi ¿por qué no decirlo?, ha hecho que los blancos hayan tenido que esperar cuatro años para volver a conseguirla. Una Liga que será recordada como la Liga del récord de partidos sin perder del Real Madrid (40) o del récord de 64 partidos consecutivos marcando.

Pero también será recordada como la Liga del Real Madrid B. Los jugadores menos habituales de la plantilla de Zidane han aportado 42 de los 106 goles que ha conseguido el equipo en la competición para eclipsar la decepcionante temporada que ha hecho la BBC con los números en la mano. Además, será la Liga de Sergio Ramos. La temporada en la que el camero, más que nunca, explotó su faceta goleadora para que los blancos no se dejaran más puntos por el camino. Por contra, se acaba la Liga en la que el Real Madrid ha defendido peor de la última década. Los números lo dicen: en 28 de los 38 partidos se ha encajado gol.

El último escollo para alzarse con el título estaba en Málaga. El Real Madrid tenía que vencer al Málaga de Míchel, un equipo que de haber jugado como lo ha hecho durante todo el tramo final durante toda la temporada hubiera peleado por entrar en puestos UEFA. Su orden, solidaridad, disciplina y verticalidad la demostró contra el Barça, a quien en ese mismo escenario consiguió noquear. Para evitar sustos, Zidane sacó el once de gala para afrontar con garantías la última final del año en Liga, con un ojo en el partido del Camp Nou. Cristiano Ronaldo se encargó personalmente de que no tuvieran que estar pendientes del transistor. A los dos minutos, el luso recogió una asistencia de Isco para regatear a Kameni y adelantar al líder. El malagueño se benefició de un grave error de Luis Hernández tras un pase largo de Toni Kroos y originó el primero. Los locales aprovecharían las espaldas de Danilo y Marcelo para poner a prueba a Keylor Navas con disparos de Jony y Sandro. Este último a los veinte minutos pudo adelantar a los suyos con un disparo perfecto de falta con la pierna derecha que salvó Keylor Navas.

Sergio Ramos y Benzema, celebrando el gol del francés / Imagen propiedad de La Liga

Pasada la media hora, Cristiano Ronaldo perdonó el segundo tanto. Una carrera de Benzema, tras pase de Isco, acabó con un pase que el portugués recogió en el segundo palo, se colocó el balón de espuelas, esperó un segundo y tiró al cuerpo al portero africano. En la jugada siguiente, Camacho estuvo cerca de empatar con un cabezazo que prolongó un centro de Sandro. El Málaga estuvo igual de competitivo en la primera parte que en la segunda. A los nueve minutos de la reanudación Benzema sentenció la Liga al aprovechar un rechace tras un saque de esquina para batir a Kameni y subir el segundo tanto al marcador. Con buenos movimientos en la primera mitad y goles en la segunda, el francés estaba ganando protagonismo. Mientras, el Barça estaba haciendo Balón de Oro a Inui, que llevaba dos goles.

Zidane dio la última hora a James Rodríguez y Kovacic. El cafetero entró por Isco, quien, despedido con una atronadora ovación, cerraba un final de temporada sobresaliente. En el minuto 70 Benzema anotó su segundo tanto tras un centro raso de James, pero el linier lo anuló por fuera de juego. Dos minutos después, el francés se convirtió en el tercer cambio de Zidane en beneficio de Álvaro Morata. El Málaga no dejó de intentar su gol, aunque a la Liga le quedara un cuarto de hora. Navas volvió a aparecer para salvar un cabezazo de Camacho y con ello entregar medio título a los suyos. Los blancos tenían la misión de no bajar la intensidad en el tramo final, como había sucedido en otras ocasiones durante esta temporada. El partido terminó con el Málaga aprovechando los espacios que dejó un Madrid muy partido. El principal artífice de las ocasiones malacitanas fue Chory Castro, quien, en el minuto 88 estrelló el balón al larguero.
Anotando... 

Keylor Navas: 8. Paradas clave que privaron a Sandro y a Camacho de un merecido gol.
Danilo: 6. Plano, como toda la temporada. Combina subidas inteligentes con pérdidas absurdas. Le falta decisión.
Sergio Ramos: 6. Ganó casi todos los balones por alto, menos a Camacho. 
Varane: 7. No perdió su posición y, sobre todo, su mente no desconectó. Buen final.
Marcelo: 7. Trascendental los minutos que el Real Madrid tuvo el balón. Se complementa con cualquiera.
Casemiro: 6. Gris. Grillado. Tiene doce días para recuperar su mejor nivel para Cardiff.
Toni Kroos: 8. De sus mejores partidos esta temporada. Cómodo aprovechando y creando espacios.
Modric: 8. De menos a más. Recital de entrega. Fue el engranaje clave del equipo.
Isco: 7. La gran aparición de la temporada. De suplente sentenciado a jugador clave. Otra gran actuación.
Cristiano Ronaldo: 7. Marcó y perdonó. Zidane le ha dosificado y llega como un tiro a este final de temporada.
Benzema: 6. Cuando está enchufado es el jugador que más movilidad da al ataque. Apariciones clave.
James Rodríguez: 6. En una faceta más defensiva, ayudó a recuperar balones en el medio y puso varios centros peligrosos
Kovacic: 6. Liberó a Modric para que terminara el partido en el área contraria.
Álvaro Morata: 5. Pudo marcar el tercero y desequilibró a los centrales locales. 

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.