El levantamiento de Cristiano que vale media final

En homenaje al día, el Real Madrid armó un dos de mayo. Los blancos dieron un paso casi definitivo para expulsar a un desaparecido Atlético de Madrid de la Champions y estar en la final de Cardiff. Los rojiblancos solamente hicieron acto de presencia para disparar una vez a puerta. Un bagaje muy pobre para un equipo que busca una final. Los pupilos de Simeone acusaron en exceso la baja del lateral derecho, sobre todo en las jugadas de ataque. El Real Madrid se encontró con un Atlético muy lento, pero dispuesto a embarrar el partido para ver si le caía una ocasión de su lado. Pero apareció la mejor versión de Cristiano Ronaldo para sentenciar un partido que parecía estar condenado a un resultado ajustado. Al portugués le acompañaron Carvajal (que solo duró 45 minutos por lesión), Marcelo y Marco Asensio, los tres exhibieron galones y fueron determinante para cocer, a fuego lento, un resultado prácticamente definitivo.

El destino, o, mejor dicho, la mano de Ian Rush, había querido que Real Madrid y Atlético se viesen las caras antes de tiempo. Además, para clausurar el Día de la Comunidad de Madrid. Y para más inri para los rojiblancos, en Champions. Los de Simeone llegaban con la sombra de las dos finales perdidas, pero en estado de gracia tanto en juego como en resultados. El técnico argentino decidió apostar por Savic para ocupar el laterales, puesto que todos los inquilinos de la derecha estaban en la enfermería. Ya lo había avisado en sala de prensa: "A estas alturas, el aspecto mental o emocional pesa más que el físico, porque el trabajo se ha hecho toda la temporada". Zidane, por su parte, sacó a los nueve titularísimos de los que disponía, más Varane, que acompañó a Sergio Ramos en el eje de la zaga, e Isco, que con sus últimas actuaciones se había ganado con creces ser el relevo de Bale. Se buscaba un Daoíz, un Velarde y un Murat para recordar este dos de mayo.

El Real Madrid salió mejor plantado sobre el terreno de juego. Con más intensidad, más velocidad y con una mayor intencionalidad. El Atlético de Madrid fue esclavo de su excesiva lentitud y de las sorprendentes imprecisiones de Koke en campo propio. Además, los colchoneros echaron de menos un lateral derecho puro que apoyara las conducciones de Koke y Griezmann. La fortuna pudo hacer que Benzema adelantara al Real Madrid a los ocho minutos. El francés se encontró con un rechace tras un disparo con el exterior de Dani Carvajal que por poco no fue a portería. Durante los primeros diez minutos, el Atlético apenas fue capaz de superar el centro del campo y asumió el riesgo de dejar al Real Madrid con tantos jugadores en campo contrario. Un riesgo que se podía pagar muy caro. Los del Manzanares lo comprobarían dos minutos después. Casemiro recogió un balón rechazado por la defensa para improvisar un centro mordido y Cristiano Ronaldo se adelantó a Savic para batir a Oblak. Con todo merecimiento, los blancos se ponían por delante.

Cristiano Ronaldo, celebrando uno de los tres goles, con Modric y Sergio Ramos/ Imagen de @ChampionsLeague

El gol apenas haría cambiar el rol a los equipos. El Real Madrid intentó aprovechar la tranquilidad de verse por delante en el marcador para sacar el balón de forma más organizada. No obstante, los locales se dejarían llevar por la tranquilidad y eso, en ocasiones, derivaría en pérdidas absurdas en campo contrario. El Atlético se desquitó de parte de su timidez inicial para visitar en alguna ocasión el área de Keylor Navas, aunque siempre acabaría con el mismo resultado. La ocasión más clara de los colchoneros llegaría en una jugada de estrategia y en las botas de Godín. Los blancos pudieron doblar su ventaja hasta en tres ocasiones. De una parte, con un disparo raso de Modric que se marchó cerca del palo derecho de Oblak y, a continuación, gracias a una espectacular chilena de Benzema. El francés golpeó con su bota diestra un centro de Cristiano Ronaldo y el balón se fue un palmo por encima del marco rojiblanco. Más adelante, Oblak sacaría una mano milagrosa para evitar el gol de Varane. La primera parte termiinaría con una mala noticia: la lesión de Carvajal.

Nacho Fernández relevaría al de Leganés en el descanso. El Real Madrid perdía al que había sido su mejor hombre en la primera parte y tenía la misión de reponerse a esa inesperada baja. No obstante, el Atlético salió igual de bloqueado que la primera mitad y fue incapaz de crear peligro en el primer cuarto de hora de la segunda mitad. Para arreglar la inoperancia de su equipo, Simeone dio entrada a Nicolás Gaitán y a Fernando Torres. Con los cambios, el Atlético hizo un amago de arrebato y encerró al Real Madrid durante unos minutos en su campo.

Zidane decidió que a los 67 minutos había llegado el momento de recurrir a Marco Asensio. El Real Madrid necesitaba recuperar el balón y el control del partido. El Atlético no tenía ocasiones de gol, pero había conseguido embarrar el partido. No obstante, Cristiano Ronaldo volvería a aparecer en los momentos de mayor apuro de su equipo para marcar. Como contra el Bayern. En el minuto 74, Marcelo se benefició de una recuperación de Marco Asensio, que cedió a Benzema y el francés dejó el balón con algo de dificultad a Cristiano, quien, tras esperar al segundo bote, batiría por el centro a Jan Oblak. Un gol que podía valer su peso en oro si los blancos mantenían su puerta a cero en los diez minutos que quedaban. Cinco minutos después, el Real Madrid pudo anotar el tercero, tras un centro de Marco Asensio que Lucas Vázquez no logró rematar a puerta. Pero dos minutos después, Cristiano Ronaldo volvería a reencontrarse con el gol. Una jugada individual de Lucas Vázquez, que apuró línea de fondo y cedió al luso, terminó con el tercer gol del portugués para que estallara de júbilo un Santiago Bernabéu en estado de euforia.

Anotando... 

Keylor Navas: 6. Solo tuvo que emplearse una vez, pero tomó buenas decisiones. Sobre todo, en el mano a mano con Gameiro.
Carvajal: 9. El mejor de la primera parte. Uno de los dos ejes del equipo. Cortó, combinó, centró y disparó.
Sergio Ramos: 5. Perdió la posición en diversas ocasiones y Koke lo aprovechó.
Varane: 7. Neutralizó a Gameiro y Griezmann y puso el cerrojo en el centro.
Marcelo: 7. Es la alternativa preferida en ataque. Dio profundidad al equipo y abusó del 'falso' lateral derecho.
Toni Kroos: 7. Facilitó el trabajo a los demás. Labor encomiable en el centro del campo.
Casemiro: 6.
Modric: 6. Sin estar en su mejor nivel, ayudó en toda la labor de recuperación. Tuvo el cuarto.
Cristiano Ronaldo: 9. Determinante en esta Champions. Cuanto más apurado está el Real Madrid aparece. Le metió 5 al Bayern y, de momento, le ha endosado 3 al Atlético.
Isco: 6. No tuvo los espacios que tuvo en Riazor y en El Molinón, pero se desenvolvió bien. Ha de ser titular.
Benzema: 5. Pudo marcar un golazo de chilena, pero apenas intervino en el juego ofensivo.
Nacho Fernández: 7. Un seguro. Ganó los duelos de velocidad a Carrasco y despejó todos los balones de Filipe Luis.
Marco Asensio: 7. Siempre que sale aporta. Es el descubrimiento de esta temporada. Una fuente de balones para Cristiano.
Lucas Vázquez: 6. Salió para acabar de revolucionar el partido. Asistió a Cristiano en el tercer gol.

No hay comentarios

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.